Vacaciones para familias: nuestra experiencia en Vilars Rurals

No sé a vosotros, pero a mí me encanta organizar las vacaciones. Para bien o para mal no tenemos un lugar fijo al que escapar cada verano tipo casa de la playa o campo, así que desde Semana Santa empieza mi búsqueda de las vacaciones perfectas. También influye que tanto a Papá Oso como a mí nos encante viajar y, aunque lo hacemos menos de lo que querríamos, hemos conseguido encontrar un punto medio entre el típico turismo de monumentos y caminatas infinitas y el turismo con niños, mucho más relajado y sin planes cerrados.

Este año sin embargo el tema fue más complicado. Reconozco que me agobié con los viajes internacionales y me angustio de forma injustificada el meterme en un aeropuerto con los niños. Al contrario de lo que pasó cuando visitamos Berlín, ahora no encontraba con la ciudad que lo tuviera todo para disfrutarla con los tres fieras, uno de ellos un bebé. ser familia numerosa influye en la búsqueda, pero eso me lo guardo para otro post. Y así, buscando, dí con Vilars Rurals.

Para los que no los conozcáis son tres complejos turísticos rurales enclavados en Cataluña y pensados para las vacaciones con niños de todas las edades.  Cuando digo pensados lo digo en todo, no hay detalle que no hayan tenido en cuenta. Un verdadero Family Friendly.

Como a Guillermo no le agrada demasiado ir en coche y llora como si le fuera la vida en ello, nosotros elegimos el Vilar que nos pillaba menos lejos de casa (no digo más cerca porque todos están a más de 5 horas), el Vilar Rural de Arnés.

Ya había investigado en su web y en opiniones de otros viajeros así que sabía lo que ofrecían, pero la semana que hemos pasado allí ha superado todas mis expectativas, y qué decir de las de mis hijos.

La merienda

Lo primero y que para mí ha amarcado la diferencia es que Vilars Rurals ofrece pensión completa con buffet libre. Las verdaderas vacaciones para mí como madre es no tener que hacer de comer y tener variedad para elegir. Y allí se cumple a la perfección. No sólo hay mucha variedad:  cuentan con dos tipos de triturados para los bebés y siempre básicos para los niños tipo nuggets o pasta y sopa, guisos, plancha en el momento, buffet de ensalada y de postres; es que además los platos y vasos de los niños son de plástico, tienen tronas y alzadores para las sillas, baberos…

En nuestro caso elegimos una de sus Baby Rooms en la que nos encontramos con cuna de madera (no de viaje), bañera con cambiador, cómoda, un detalle de bienvenida con una esponjita y geles de bebé… Si habéis viajado con bebé ya sabéis que el tema de bañarlo, aunque se solventa con imaginación, es una complicación en un hotel. Aquí eso no ocurre.

Pero lo mejor, el punto fuerte, son las actividades pensadas para los niños. La estrella en nuestro caso fue la granja. Todas las mañanas había que salir pitando del desayuno a dar de comer a las gallinas, los patos, los conejos y el biberón a las ovejas. Y luego regar el huerto. Y darle lechuga al poni.

Se han bañado en la piscina, han bailado y reído con sus amigos y con los monitores del Vilar, que son unos grandes profesionales. Han hecho tortitas y merendado cada tarde con la Masovera, un encanto de mujer. Hemos hecho excursiones y conocido nuevos amigos. ¿Descansar? Bueno, eso menos, pero es que ¡había muchas cosas para hacer!

Mis hijos no querían volver a casa y yo ya he estado investigando para conocer otro de sus hoteles de cara quizá al invierno, aunque nos toque viajar de noche.

Y vosotros ¿a dónde vais de vacaciones con los niños?

Yo más: consuelo de madre

Este es mi día a día. Las viñetas de la genial Mamasutra lo describen a la perfección.

No me considero una persona que se queje mucho, pero reconozco que cuando estoy cansada / estresada / hasta el moño no hay nada que me guste más que hablar con otras madres y entrar en esa rueda de “pues el mío no duerme, el mío no come, el mío no hace caso”. Es como una especie de competición que, aunque sé que no es sana, a veces alivia porque yo al menos me siento menos sola en mi agotamiento. Como se suele decir ‘mal de muchos…’

Si estáis en uno de esos momentos de necesidad de desahogo, estos son mis 5 ‘el mío más’:

  • Guillermo no ha dormido más de dos horas seguidas ni una sola noche desde que nación. 9 meses llevamos ya así.
  • Nada le alivia el dolor de la dentición ni hay manera de destetarlo porque no consiente meterse una tetita o chupete en la boca.
  • No puedo dejarlo solo ni medio minuto. La hamaquita no quiso ni sentarse. Si salgo de la habitación, me sigue gateando y berreando a la vez.
  • Odia el coche. Ni una hora aguanta de viaje. Las vacaciones este año van a  ser en el balcón.
  • Se retuerce para cambiarle el pañal como una lagartija. Él es más de ir con los hu… al fresco.

Y ahora que estoy más relajada ya puedo decir que en realidad mis hijos son tres soles, que en realidad podrían quejarse más ellos de mí que al revés.

Besos y abrazos

Sello de calidad Madresfera: nueva generación Dodot

Si algo estoy haciendo con mi peque es probar productos nuevos. Se suele decir que cada niño es un mundo y vaya si es verdad, porque a este señorito no le vale nada de lo que les valía a sus hermanos, véase el carro, la leche, los chupetes… y ahora vamos a por los pañales. Obviamente no podía dejar pasar la oportunidad que me ofrecía Madresfera de probar la nueva generación de pañales de Dodot.

Desde la marca me enviaron un paquete de la talla de mi peque y un paquete grande de toallitas que todavía me dura.

Voy a ser completamente sincera en mi opinión, que al final creo que es lo importante de estas cosas.

Lo bueno:

De las toallitas:

  • Me encanta el olor y tienen el punto justo de humedad para ser agradables sin ser pringosas como otras. Para mí son un 10.

De los pañales:

  • Son finos y suaves por lo que resultan muy cómodos.
  • El elástico de la pierna no deja salir nada y tampoco se clava, y eso que mi fuera tiene unos buenos muslos 😉
  • Neutralizan el olor del pipí incluso cuando es fuerte como cuando están con la dentición.
  • No se quedan ‘colgones’.

Lo malo:

  • Al menos en mi caso no hemos alcanzado las 12 horas seco. Quizá sea porque al seguir con lactancia materna y varias tomas de noche hace más pipí del habitual pero han sido varias las noches que lo he tenido que cambiar de madrugada porque estaba mojado.

 

¿Mi conclusión? Les doy un 7. 

 

Al igual que con los Activity, que son los que usaba con el mayor, son los mejores con diferencia para el día porque resultan muy cómodos para los peques a la hora de moverse y se hinchan menos que otros, lo que de nuevo redunda en la comodidad del niño. Sin embargo para la noche no me han resultado tan eficaces, quizá por esa misma característica al ser tan finos me falta absorción estando acostado.

 

 

 

Ideas para regalar el Día del padre

Este año no me pilla el toro 😉 Y como los regalos “necesarios” ya nos los trajeron sus majestades los Reyes Magos de Oriente, para el próximo San José toca currárselo un poquito con un detalle especial. A principios de mes y con la idea de asistir al MBday17 al que al final no pude ir, encargué unas chapas personalizadas con la imagen del blog, que me quedaron la mar de chulas y que al final he puesto en mi mochila de diario y en la bolsa de la silla del peque.

dsc_0063.jpgY ya que estaba, se me ocurrió aprovechar para sacar esa foto tan chula que tenía guardada en el móvil para regalársela a los abuelos, y pedí una imán personalizado con la fotillo en cuestión. Mentira, pedí tres. Es que sale muy guapo.

Y otra vez ya metida en faena ¿mola o no mola esta tazadsc_0001_4.jpg

Pues eso es lo que os propongo para los papis, una taza para el café del desayuno, una chapa o un imán para la nevera. Todo personalizado, con la frase/imagen o lo que queráis. Con calidad y cumpliendo con la entrega, que también cuenta.

¿Tenéis ya algo pensado para el Día del Padre?

Besos y abrazos

 

Juego cooperativo. El frutal.

elfrutal

Ha sido uno de los claros vencedores de estos Reyes Magos. Así de primeras cualquiera pensaría que ni de coña van a jugar dos niños de 4 y 2 años juntos  aun juego de mesa sin tirarlo todo o querer matarse porque uno gana y el otro no. Pero es que es lo chulo de los juegos cooperativos, que o todos ganan o todos pierden. Y si no hay esa competitividad, que es muy sana pero los niños pequeños no siempre saben gestionarla, no hay peleas y es posible jugar en familia sin que las piezas y el tablero vuelen por los aires.

¿Otra cosa buena de este juego? Que es precioso, los colores, los materiales…. Y que no lleva pilas ni nada mecánico. Ni hace ruido.

Como al final el dueño del juego es mi hijo mayor, pues que sea él quien os lo explique ¿no? (Las reglas son un poco adaptadas a como a él le da la gana jugar)

PD: no sé si debería ponerle subtítulos jajaja.

 

 

Renovándonos II: el carro

Guille ha venido con montones de cambios y cosas nuevas, y una de ellas ha sido el carro. Embarazada de mi mayor mis padres me regalaron el típico trío, un Jané Muum comodísimo y que ha aguantado dos niños. Pero no dejaba de ser un carro pesado y grande, y pensando en tener que llevar un bebé en el capazo y dos peques más alrededor me parecía que no era el adecuado. Reconozco que desde el principio me había quedado con las ganas de tener un Bugaboo pero en su día nos resultaba demasiado caro, y ahora era la ocasión perfecta.

dsc00801Guillermo ha traído debajo del brazo un Bugaboo Bee que me encanta!!! Vaya por delante que esto no es un post patrocinado sino mi opinión libre, ha sido un verdadero descubrimiento. Es ligero, fácil de manejar, cómodo… y sobre todo muy práctico. Antes de lanzarme investigué un poco acerca de cómo llevar a un recién nacido en este tipo de silla y al final me lancé a la compra de un saco nido (que no capazo) que me pareció perfecto para el uso que le damos y que, llegado el momento, voy a cambiar por un saco normal de silla de paseo. Eso sí, en vista de los precios de estas cosas, lo compré de segunda mano a través de una conocida aplicación de móvil.

dsc00174Como digo para mí lo principal ha sido que no pesa nada, que se pliega muy fácil y que me permite llevar lo mismo al peque que al mayor. Me explico, con apenas un mes de vida volviendo de noche de la feria el peque empezó a llorar y Papá Oso lo llevó un buen tramo en brazos. En vista de que íbamos paseando la silla vacía, quité el saco, lo guardé debajo y voilá! el mayor, que se quejaba de que estaba cansado, ocupó el sitio libre en la silla nueva. Eso, con un trío normal con su capazo rígido e inmenso hubiera sido imposible.

Así que si teníais dudas por el tema del saco blandito ya os digo que se sujeta sin problema, que el peque se duerme muy a gusto (poco, porque los míos no son de dormir en general) y que sí, es caro, pero ojalá lo hubiera tenido desde el primero porque me hubiera ahorrado entre otras la silla plegable.

Y además aunque no es importante se puede elegir la capota y el saco del color que queramos y yo voy súper feliz con mi silla amarillo pollo, que se nos ve desde lejos XD

sin-titulo

Libros ‘de mayores’ que nos encantan

Cuando hablamos de libros para niños siempre pensamos en los clásicos cuentos con páginas llenas de colorido, poco texto y mucha ilustración. Sin embargo en la estantería de su habitación mis hijos guardan algunos libros, pequeños tesoros, que no se corresponden con esa descripción y que sin embargo nos encantan tanto a ellos como especialmente a nosotros.hobbit

 

 

Cuando nació el mayor, Papá Oso quiso regalarle El hobbit en una preciosa edición ilustrada. Para quienes sólo os suene como algo relacionado con El señor de los anillos os digo que este es en realidad un cuento infantil, así que en realidad es de lo más acertado aunque no lo parezca. Lógicamente aún no lo ha leído, pero sí que lo ha visto y la historia parece interesarle.

 

 

historia

Cuando nació el segundo nos pareció una bonita tradición aquello de regalarles una historia de las clásicas infantiles, y el papi eligió La historia interminable. Admito, y no me juzgéis, que no me gusta.

 

 

 

 

El pequeño aún no tiene su libro de mayores, no le he preguntado a su padre el porqué.

 

harry

Además de esos, en casa tenemos todos los de Harry Potter (el último de la saga incluso también en inglés) y las hace dos navidades los Reyes Magos me trajeron el ilustrado. Mis hijos han visto

las películas y como buenos hijos míos les han gustado bastante, así que espero con verdadera ilusión el día en que los lean o pueda yo leérselos.

 

 

 

Y por último el año pasado, tomando como excusa el viaje a Berlín y que el mayor supiera más o menos lo que significaba que íbamos a volar a otro país, le compré este maravilloso Atlas del Mundo. Durante el verano pasado cada noche veíamos un país antes de irnos a dormir.

atlas2                  atlas1