Nuestros juegos de mesa favoritos

Desde hace un par de años los juegos de mesa se han convertido en el regalo estrella para mis mayores. Les encantan, sobre todo por el hecho de que tengamos que jugar los papás o titos o abuelos con ellos. Hay cientos de juegos, sin embargo aquí entro yo para seleccionar los que sé que van a triunfar y huir de los que anuncia la TV, que al final suelen ser juegos de “mirar” más que de “hacer”. Aquí somos fans de los juegos cooperativos y de ingenio, de los que implican pensar un poco, tratar de aprende una estrategia.

Si alguno os interesa pero no sabéis si van a saber jugar o cómo funciona, preguntádme que os lo explico/enseño encantada.

Nuestro Top 5:

  1. El frutal.

elfrutal

Ya os hablé de él aquí, y mis fieras lo explicaron la mar de bien en un vídeo. Es el preferido. Sencillo, partidas no muy largas, cooperativo y bonito. Lo tiene todo.

2. Wolfy.

wolfy.jpg

Nos lo han traído los Reyes Magos este año y se ha convertido en un digno competir del Frutal. Es cooperativo pero tiene varios modos de juegos, de forma que aunque nos ayudemos cada uno actúa por su cuenta. Las partidas, si los peques aún no saben jugar bien, pueden ser un pelín eternas. Pero es sencillo y también precioso. Lo de que un juego tenga materiales y diseños chulos es un punto a su favor, al menos para mí.
Aquí os lo explica (más o menos) el mayor.

3. Mascotas. (Ver video)

Mi mayor es muy fan del Uno, por eso los Reyes pasaron por Kinuma y trajeron este juego de cartas que también requiere un poco de estrategia, de fastidiar al otro sin que se note. El mediano juega de frente, pero el mayor ya va usando sus truquillos para ganar.

4. Dragón diente de trueno.

dragondientedetrueno

Otro juego de Haba, lo que de por sí ya es señal de éxito y de calidad. Es muy fácil y rápido, pero tiene piezas muy pequeñas que hacen que tengamos que jugar en una superficie donde no alcance el peque.bellaflor

5. Bellaflor.

Y otro más de Haba. El más sencillo y como no requiere de mucho montaje ni espacio, es práctico para jugar una partida en cualquier momento, porque tampoco son largas. Es quizá el más infantil pero al mayor le sigue gustando porque además ayuda a su hermano con el tema de los colores y de mantener los turnos, que es lo que más cuesta.

Anuncios

¿El inglés en el colegio no sirve para nada?

Pues sí, sí que sirve.

Mis hijos van a colegio bilingüe en el que, cuando lleguen a Primaria, darán en inglés las asignaturas de Science y Art además de la propia de segunda lengua. Además como he tenido la grandísima suerte de hacer las prácticas de la carrera en ese colegio sé que el nivel de los profesores es altísimo, al igual que su implicación para que los alumnos aprendan el idioma de una forma lo más natural posible. Por eso cuando leo que hay quien cree que los colegios bilingües son un error me da cierta rabia.

bilingue

Hace tiempo leí en varios medios que el nivel de los alumnos de bilingüe es menor que el del resto en esas asignaturas que dan en inglés. Hombre, es una verdad a medias pero también es en parte lógico si lo pensamos con tranquilidad. Pero es que lo que olvidamos es que, si bien el nivel puede ser ligeramente más bajo en sus conocimientos de ciencias naturales, a cambio poseen un vocabulario y unas destrezas en inglés que les permiten salir del colegio con un nivel B1, algo que a muchos adultos les cuesta mucho lograr acudiendo a una academia. ¿Saben menos en determinadas asignaturas? Aparte de que la diferencia no es significativa, hablamos de alumnos de Primaria, aún les quedan varios años de vida estudiantil. Equipararán el nivel conforme su aprendizaje del nuevo idioma también avance.

Y luego están los padres/madres (y niños) que opinan que para qué van a necesitar saber inglés, que no sirve de nada si viven en España. Lo que no saben con certeza es si siempre vivirán aquí, qué trabajo tendrán, que querrán estudiar. En muchas ocasiones saber hablar en otro idioma les abrirá puertas y les facilitará oportunidades. Aparte queda el tema de la cultura, que parece que si lo que aprendes no tiene una utilizad inmediata (para trabajar y ganar dinero) ya no sirve para nada. Pues si nos ponemos así nada de extraescolares deportivas, ni de música… El enriquecimiento cultural siempre siempre siempre es positivo, al menos así lo pienso y lo veo yo.

Para mí es una de los puntos a favor que tuve muy en cuenta cuando elegí el colegio y tengo muy claro que en lo que de mí depende mis hijos aprenderán al menos un idioma más. Es más, si me seguís en Instagram habréis visto que en casa las películas se ven en versión original y los críos están acostumbrados. ¿Que no se enteran? No es cierto, quizá se pierdan algún chiste pero entienden y siguen la trama porque al menos los míos la mitad del tiempo están viendo la película y la otra mitad están  hablando, de pie, moviéndose… cualquier cosa menos atentos. Si la pusiera en español tampoco se enterarían de gran parte de lo que se dice porque no la estarían escuchando. Es algo personal, nosotros queremos hacerlo así y nos funciona.

¿Significa eso dejar de lado nuestro idioma? Es otra de las cosas que he oído más de una y más de dos veces. Al contrario. Al aprender otro idioma te das cuenta de la importancia de la gramática, de expresarte correctamente, de escribir bien. Y lo haces tanto en el nuevo como en el propio, porque integras esa necesidad. Al final todo se resume en que tener más conocimientos nunca está de más, nunca sobra.

¿Qué opináis vosotr@s?

Besos y abrazos

Qué esperar de la ecografía de las 12 semanas

Tanto si vais a un gine privado, a la SS o  a los dos como yo, a las 12 semanas de embarazo os citarán para la primera ecografía ‘importante’. Digo lo de importante porque aunque os hayan hecho alguna antes, yo por ejemplo ya llevo dos, es en ésta en la primera que podréis ver al bichillo en condiciones y no como una simple manchita que, al menos yo, sólo se distingue porque nos lo señala el médico.

A estas alturas el bebé ya tiene la mayoría de los órganos formados y con una ecografía se pueden apreciar posibles anomalías, por eso es muy importante no faltar jamás a ésta cita. Si es la primera eco os servirá además para saber si hay uno o más embriones y si está bien implantado. Además os pesarán y os tomarán la tensión para ver cómo estáis.

En la SS vuestro médico apuntará varios datos en la cartilla de embarazo, y como en mi caso no me los explicaron y me tuve que poner a buscarlos por internet cuando llegué a casa, os los cuento para que sepáis lo que se cuece.

CRL (Longitud Céfalo-Caudal): lo que mide vuestro bichillo. Sirve para conocer la edad del feto y ver si se está desarrollando adecuadamente. Con mi peque esa medida, estando de 12+6, fue de 65.

eco12crl

TN (Traslucencia Nucal): la medida del pliegue nucal es uno de los parámetros en los que se basan para diagnosticar posibles problemas cromosómicos como el Síndrome de Down. Si no recuerdo mal la cifra debe estar por debajo de los 3 mm.  A esta medición se unirán luego las cifras obtenidas del Triple Screening, un análisis de sangre en el que se miden de nuevo unos parámetros concretos que pueden estar relacionados con problemas en el feto, y junto con la edad, raza y peso de la embarazada, se extrae un porcentaje de posibilidades de que el bebé tenga algún problema cromosómico. En mujeres de más de 35 años puede detectar hasta un 75% de anomalías.

eco12tn

De nuevo si no recuerdo mal el Triple Screening se hace en el segundo trimestre, a mí me dieron los datos (lo pone en mi cartilla) en la visita a la matrona en la semana 16.

Y para terminar y si tenéis suerte quizá podáis saber el sexo del bebé, si el pequeño se deja. En nuestro caso no quisimos saberlo la primera vez, de hecho nos enteramos a los ocho meses y porque durante una eco se le vio claramente, pero ahora sí que tengo más interés. Aun así dicen que siendo tan pronto suelen equivocarse, espero que como tengo también la eco de la SS el martes que viene entre las dos descubramos algo.

La siguiente eco en la SS no es hasta alrededor de las 20 semanas, así que tocará esperar para volver a ver al bichillo.

Espero que os haya servido de ayuda. ¡Abrazos!

Las compras en el embarazo: cosas imprescindibles

Una de las primeras cosas en las que pensé después de superar la sorpresa de saber que estaba embarazada fue en que teníamos que comprar miles de cosas para nuestro hijo. Pero con el paso de las semanas fui descubriendo que un bebé empieza a necesitar cosas desde mucho antes de nacer. Supongo que cada mamá es diferente, pero para mí hubo varias cosas sin las que no  hubiera ‘sobrevivido’.

  1. Un sujetador adecuado. Me lo compré demasiado tarde y me arrepiento de haber pasado meses con los aros clavados y los pechos saliéndose por los lados del sujetador. No sé por qué pero me costó mucho encontrar sujetadores de embarazo en ningún lado y al final la solución fueron sujetadores para pechos grandes, de los que llevan forma pero no aros ni costuras. Los últimos meses cuando empecé a gotear calostro y se me hincharon los pechos me alegré mucho de tenerlos.
  2. Ropa interior con elástico ancho. Hablando claro, bragas que no se claven en la barriga cuando te sientes. Parece una tontería pero me resultaban incomodísimas.
  3. Un alargador de cintura para los pantalones. Sólo he visto los de la marca Belly Belt, no sé si existirán más. En mi caso toda mi ropa pre-embarazo me estaba bien salvo por la cintura, así que este aparatito me libró de comprarme pantalones premamá porque hasta el último día seguí usando los que ya tenía, eso sí, con camisetas lo bastante largas para que no se viera la cintura.
  4. Aceite de rosa de mosqueta. Sólo diré que me echaba una buena capa en la barriga, el pecho y las caderas después de cada ducha y a día de hoy no tengo ni una sola estría. El mío, éste.SaluVital_Aceite_500bf08896039
  5. Crema para piernas cansadas. Esto es importante porque aunque lo considero imprescindible no conseguí dar con una marca que fuese efectiva.
  6. Cinturón de seguridad especial para el coche. Esto me lo prestaron pero si no me lo hubiese comprado igual porque en los últimos meses cualquier botecito con el coche lo notaba mucho, así que ni imagino lo que puede ser darte un golpe y que se te clave el cinturón.cinturon_de_seguridad_para_embarazadas_be_safe
  7. Natalben. Es una marca en concreto pero supongo que vale cualquiera de los muchos suplementos para embarazo que hay en las farmacias. A mí me sirvió para esquivar la anemia, me alivió la alergia en primavera y no tuve ni un solo resfriado, y soy de las que cogen todos los virus con los que se cruzan. Creo que ayudar al cuerpo con vitaminas es buena idea durante el esfuerzo del embarazo.

En la imagen un bañador premamá, una de las cosas que no he necesitado ni me parecieron importantes, usé mis bikinis de siempre hasta el día antes del parto.

¿Me he dejado algo importante en el tintero? Contadme!

Besos y abrazos

Tres no son dos

Recuerdo perfectamente el día que, embarazada de mi pequeño, mi cuñada me envió un enlace a un post de Carmen Osorio No soy una drama mamá en el que hablaba de las diferencias entre tener dos hijos y tener tres. No sabía yo dónde me estaba metiendo. Dieciséis meses tiene mi tercero y puedo corroborar todas y cada una de sus frases: tener (y criar) a tres hijos no es igual que a dos. Aquí no vale lo de “donde comen dos comen tres”, y que conste que no es mi intención ni mucho menos el quitarle las ganas a nadie de ser familia numerosa, porque para mi una familia grande es algo precioso, pero no es sencillo.

IMG_20180122_220901

Es imposible que los tres miren a la cámara a la vez, nunca, jamás.

Ya lo he dicho en varias ocasiones, pero el mundo no está pensado para las familias numerosas. Tres sillas no caben en la inmensa mayoría de los coches. Pocos son los hoteles que te facilitan alojarte todos juntos en una habitación. En casa cabemos, pero meter a tres niños en una habitación es un ejercicio que me río yo del tetris. Por muy pocas cosas que tengas, por mucho que intentes abrazar el minimalismo, necesitas tres de todo. Y eso es mucho. Son tonterías, pequeños detalles, que te hacen ver que lo de tener la parejita es lo convencional, lo aceptado. Intentar encontrar ropa igual para los tres aunque sea para un evento especial como una comunión o una boda se convierte en un peregrinar sin éxito de tienda en tienda.

En el día a día el trabajo se multiplica de forma exponencial. La velocidad para tirar juguetes  de tres niños tendría que ser algo objeto de estudio, porque te giras un segundo y ya apenas puedes ver el suelo. Uno solo se dedica a jugar, dos quizá se peleen por un coche o un dinosaurio, cuando son tres se vienen arriba y no hay tregua.

Lo de salir al parque o a cualquier otro lugar merece mención aparte. Si viene papá no hay problema, todo va bien. Tengo que admitir que mis mayores saben ir a mi lado o sujetos a la silla del pequeño para cruzar o si hay mucha gente. Pero vigilar a los tres a la vez en el parque es poco menos que imposible. El pequeño se va corriendo, cuidado que no le den un golpe esos niños con el balón, el mediano quiere que le empujes en el columpio, el mayor a visto a un amigo del colegio y en lo que te despistas se ha ido a la otra punta del parque, que lo ves porque lleva una chaqueta naranja (lo de los colores chillones es genial en estos casos). Espera, ya voy, un momento…. Y así hasta que decides que un paquete de gusanitos no es tan malo si te puede proporcionar cinco minutos sentados todos en un banco.

De vuelta a casa, en la bañera caben los tres (de momento). Saco al pequeño, mientras enjabono el pelo al mayor el pequeño se ha largado en pelotas y mojado al salón. No es una escena inventada, es el pan de cada tarde. ¿Y mi pijama? ¿Y mis calcetines? ¡Ayúdame a secarme mamá! ¡A mí primero!

Pero luego se sientan a cenar y los oyes inventarse chistes o hacer ruidos para que el pequeño se parta de la risa, te acuerdas de cuando han estado jugando con el coche teledirigido que les regaló su padrino y han compartido el mando sin que tu les dijeras nada, los metes en la cama y quieren escuchar un cuento los tres acostados juntos, y el cansancio parece que se alivia un poco. 

Que el pequeño sea un niño de alta demanda no ha ayudado mucho este año y medio desde que somos familia numerosa. En muchos momentos me siento desbordada, agotada no sólo físicamente sino anímica y mentalmente. Me faltan horas de sueño, orden a mi alrededor, algún ratito por pequeño que sea para mí. Pero crecen, crecen muy deprisa, y sé que echaré de menos incluso lo malos momentos.

Si vas a por el tercero, ánimo. Es duro, no voy a decir lo contrario, pero verlos juntos merece mucho la pena.

Besos y abrazos

 

 

La magia de Disneyland en Navidad

Empiezo el año con una crónica que anuncié en mi cuenta de Instagram, la de nuestro viaje en familia a Disneyland. Y es que las fotos del parque engalanado para la Navidad eran tan bonitas….

IMG_20171218_124125

¿Por qué elegimos Disneyland y porqué en Navidad? Nos gusta dejarnos algunos días de vacaciones para hacer un viajecito en navidad todos los años, aunque normalmente elegimos algún sitio cercano y si puede ser con frío, por variar. Pero este año habíamos dejado de lado la idea de salir de España en verano y teníamos esa espinita, así que mientras yo buscaba mi hijo mayor me dijo que había visto en la tele un sitio donde estaba Mickey Mouse y pensé pues voy a verlo. Y nos encajaba. Cerca por el tema de las horas de vuelo, podíamos ir pocos días, sin complicarnos la vida buscando hotel y cosas para visitar….

El primer consejo que puedo daros es que lo mismo da buscarlo por nuestra cuenta que por agencia porque Disney tiene sus precios y es lo que hay. Otra cosa es el vuelo, que yo fui buscando a la par que la chica de la agencia hasta dar con la mejor combinación de precio/horarios. Hay una diferencia tremenda de unos aeropuertos a otros, por ejemplo de Alicante a Madrid el precio era casi la mitad saliendo de la capital. Una excusa para pasar dos días en Madrid 😉

IMG_20171218_150642

¿Merece la pena elegir uno de los hoteles de dentro del parque? Para nosotros, con tres pequeños y la silla gemelar, sin duda sí. Y en invierno aún más, porque aunque el tiempo en cierto modo nos acompañó y sólo estuvo chispeando el último día, sí que hizo bastante frío, viento, niebla… sobre todo por las mañanas, no me imagino haber tenido que esperar autobús con las tres fieras.

Otro tema, las comidas. Desde el año pasado el alojamiento ya no incluye el desayuno así que o vas por libre o escoges entre los distintos planes de comidas. Nosotros fuimos por libre, así que no sabría decir si es mejor o peor. Es caro, eso sí. Cualquiera de las dos opciones. En realidad creo que lo que menos nos ha gustado del viaje ha sido el tema de la comida. Porque si pagas un dineral pero la comida lo merece, como teníamos recuerdo de Disneyworld, pues vale, pero si no….

IMG_20171218_172648_HDR

El parque es grande como para pasar tres días o más y aún así no verlo todo, como nos ha pasado a nosotros. Por mucho que corras, que organices, al final las colas de las atracciones hay que hacerlas. Eso sí, aunque se pierda tiempo los espectáculos merecen mucho la pena, tanto el de la noche con luces y fuegos artificiales en el castillo como los desfiles.

Nuestros favoritos han sido sin duda alguna la atracción de BuzzLightyear y el espectáculo Iluminations.

 

Si estáis pensando ir y queréis saber más, me podéis preguntar lo que queráis.

 

Besos y abrazos

 

 

Mis cremas y rutinas de ‘belleza’

Uy que poco me gusta eso de ‘belleza‘ para hablar de mí… Pero no sólo de maternidad vivimos las madres, y es muy cierto que me cuesta mucho respetar el nombre de este blog, eso de ..y más’. 

La cuestión es que ayer viendo unas fotos de mis hijos de recién nacidos pensé en lo que se me notan estos cinco años de mal dormir y mucho correr, y me pareció que no estaba de más compartir mis productos y rutinas.

Desde pequeña siempre he tenido la piel muy grasa y con muchos problemas de acné, que aunque mejoraron con los embarazos han vuelto a mí una vez que dejaba la lactancia. Para mí no es complicado ni cansado seguir una rutina de limpieza y cremas, mañana y noche, y de verdad creo que una vez que te acostumbras lo haces de forma mecánica, como lavarte los dientes. Yo no puedo salir de casa sin el limpiador y el tónico.

DSC_0520.JPG

De izquierda a derecha:

  • Jabón limpiador Effaclar de LAROCHE-POSAY
  • Tónico Wonder Pore de Etude House.. Es una marca coreana y de momento llevo poco tiempo usándolo pero no me va mal. Antes usaba Pureté Subleme de Galénic.
  • Sérum Clear Difference de Estee Lauder. Simplemente maravilloso. Es muy caro pero a mi me gusta (en realidad me encanta) y dura muchísimo.
  • Hidratante de día anti imperfecciones Efflacar Duo con protección solar.
  • Hidratante de noche reparadora Skin-Best Night de Biotherm. Mejora el aspecto de la piel y elimina rastros de cansancio.

 

DSC_0521.JPGNo uso mucho maquillaje ni creo que sepa hacerlo muy bien, pero para tener un poco de mejor cara por las mañanas yo uso:

  • BBcream Normadem de Vichy y Skinactive de Garnier. De esta última es también el antiojeras. Me gusta más una pero a mi piel le sienta mejor la otra. Las voy alternando.
  • Polvos matificantes StayMatte de Rimmel.
  • Maquillaje, para ocasiones un poco más especiales como salir un domingo, Anti blemish solution de Clinique. Es una marca que he usado mucho tiempo, no sólo maquillaje sino limpieza y tratamientos para las imperfecciones, y su tónico por ejemplo es de mis preferidos.
  • DSC_0522.JPGSombras de Coastal Scents. Me compré esta paleta de sombras en tonos básicos para mi boda, hace más de seis años ya. Son las que usé ese día y, aunque no suelo maquillarme los ojos, si tengo que hacerlo son las que más me gustan porque duran bastante. Hace poco mi peque me la tiró al suelo y algunas se han desmenuzado, aquí las supervivientes.
  • Máscara de pestañas, Wonderfull de Rimmel.
  • Colorete de Bourjois.
  • Fijador de maquillaje Fix’ Make Up de Clarins. Lo uso para maquillajes más elaborados, para una cena o una celebración en la que quieres que el maquillaje quede impoluto muchas horas. Va de cine.

Segunda parte, el cuerpo. Durante el embarazo no fallaba jamás a mi aceite de rosa mosqueta tras cada ducha. Gracias a eso y después de tres embarazos, en uno por cierto que me puse inmensa, no tengo ni una sola estría. Ni en la barriga ni en el pecho ni en las caderas. Nada de nada. Pero claro, pasa el posparto y la cosa se va dejando. Ahora mismo estoy utilizando:

  • Crema para las arañas vasculares, Remescar.
  • Crema reafirmante… estoy en búsqueda de una que me convenza. Ya os contaré si doy con la definitiva (o aconsejadme una).

 

 

DSC_0523.JPG

Y por último el pelo. Hago todo lo que no se debe hacer en el posparto: tinte, mechas, decoloración, me lo lavo a diario… Y obviamente, se me rompe y se me cae. Yo soy fan desde hace años de la marca Aussie y uso tanto el champú como el acondicionador. Además ahora con el  pelo corto abuso demasiado de la plancha y el secador así que cuando me veo las puntas estropeadas y el pelo encrespado uso el sérum Keratin Gold de Tahe.

 

 

Y hasta aquí mi post egoblogger. Ahora contadme qué cremas/maquillaje/potingues varios usáis vosotras para disimular la falta de sueño.

Besos y abrazos.

PD: ninguna de las marcas que menciono me ha regalado nada, son las que uso y me gustan, por eso os las enseño.