Las madres desinformadas

Parece imposible en la era de la información, con cientos de canales en la teley todo lo que queramos saber al alcance de Google. pero resulta que sí, que las madres estamos total y absolutamente desinformadas.

Mi mayor con apenas una semana de vida.  Nos quedaba mucho por aprender, por conocernos. Y lo que aún nos queda.

Mi mayor con apenas una semana de vida. Nos quedaba mucho por aprender, por conocernos. Y lo que aún nos queda.

Cuando nos quedamos embarazadas por primera vez todo son dudas. Vamos al médico/matrona y esperamos obtener respuestas a todas nuestras dudas, pero no siempre es así. Y a veces no preguntamos por miedo o vergüenza, y otras veces las respuestas que nos dan no son ni mucho menos las adecuadas. Luego están todos aquellos que amablemente nos dan su opinión se la hayamos pedido o no. Conocimiento popular lo llaman. Al final, más dudas. Sensación de no saber qué hacer, miedo a equivocarte.

Criando como mejor puedo a mi tercer hijo creo que todas deberíamos salir del hospital sabiendo por ejemplo que no existe eso de que nuestra leche no alimente, que no se acostumbran a los brazos y  que el colecho no es el demonio. Nos falta información, apoyo y ayuda para entender y comprender que los bebés no duermen toda la noche, es lo que hay. Pero es una etapa, pasará. Mejor pasarla sabiendo que es lo natural y no luchando contra ella. Todos los niños no comen lo mismo porque no son el mismo. Tampoco yo como la misma cantidad que mi vecina, ni me gustan las mismas cosa. No son pequeños estrategas que traman como salirse con la suya, ni siquiera saben que son. No son ellos quienes deben adaptarse a nuestro ritmo, nosotros los hemos puesto aquí, lo menos que podemos hacer es ayudarles a formar parte del mundo. Nos necesitan, son dependientes, tienen sus propios gustos y forma de ser.

Me da mucha pena ver cómo nos alejamos de la forma más natural de criar a nuestros hijos y buscamos soluciones fáciles que nos permitan vivir cómo antes de tenerlos. Me da pena y no lo entiendo. Me da pena oír cuántas madres lamentan no haber tenido leche para alimentar a sus hijos. Cuántas pelean para que se coma ‘todo lo que le han dicho’. Cuántas sufren oyéndoles llorar cada noche hasta que ‘aprende’ a dormir.

Y lo peor es que somos nuestras peores enemigas, porque en lugar de darnos consejos, de ayudarnos, nos criticamos. Necesitamos ser tribu, apoyarnos, compartir. Y que la sociedad nos respalde poniendo a nuestro alcance profesionales médicos informados e implicados, educadores motivados, un entorno menos hostil y un discurso más amable hacia los niños que piense en su desarrollo y su bienestar y no sólo en usarlos como individuos consumistas.

Yo hago lo que considero mejor y si creo que puedo ayudar explicando a alguien mi forma de actuar, lo hago. Pero no le digo lo que debe hacer ni si lo hace bien o mal.

Muchas mujeres vivimos la maternidad aprendiendo sobre la marcha, sin que nadie nos explique nada, sin que nos ayuden a expresar nuestras dudas  y a buscar nuestra forma de hacer las cosas. Confío en que la situación está cambiando, lo leo y lo escucho. Y, en lo que puedo, aporto mi pequeño granito de arena.

Anuncios

Cambio el chip

happy

Es curioso cómo funcionan las hormonas en el embarazo. He pasado unos meses digamos regulares a nivel anímico. Me he metido en demasiadas cosas y de pronto me he encontrado con muchos frentes abiertos que me pedían una fuerza de la que no disponía. El embarazo en sí, aunque no diría que esté siendo malo, sí que de momento es el que peor llevo. Las náuseas constantes al principio, más peso y las contracciones en cuanto me esfuerzo un poco no hacen que el día a día sea fácil. Al final, por unas cosas y por otras, he pasado cinco meses con demasiada ansiedad y una actitud negativa hacia prácticamente todo.

Pero como digo las hormonas de las embarazadas son una cosa muy peculiar. Desde ayer, no sé porqué, veo las cosas de otro color. ¿Que tengo una tripa de un tamaño más que considerable? Pues sí, es lo que hay, y si se nota pues es porque llevo dentro un bebé bien hermoso. ¿Que la casa está hecha una leonera? Diré en mi defensa que estamos de medio reforma pero, sobre todo, mi bicho y yo necesitamos descansar. ¿Las vacaciones? La playa la tengo a media hora escasa, este verano toca baños de ida y vuelta (a ver si al menos cojo algo de color).  Y lo más importante de todo, mis hijos han vuelto a ser lo primero es mi vida. No es que hubieran dejado de serlo, pero ha llegado un punto en el que tenía tanto planes a largo plazo, tantos proyectos y todo el tiempo tan planeado que no me había dejado un momento para simplemente dejar las cosas pasar. Terminaré mi carrera y haré las oposiciones (todavía soy joven y antes o después espero trabajar) pero, de momento, mi familia es el pilar de mi vida. Se trata de tomármelo con más calma que, cómo se dice, de todo se sale.

A lo mejor mañana tengo un día gris de nuevo, no lo sé, pero siempre podré volver a leer esto para tener presentes las cosas que de verdad tienen que ser importantes.

Besos y abrazos

Un año de… ser mamá

A lo largo de este mes quiero ir haciendo un repaso de lo que este año ha supuesto en mi vida. Y cómo no tenía que empezar por lo más obvio, por lo que cambia la vida en el instante en el que la enfermera te pone a tu bebé en el pecho, aún mojado y sucio. No digo llorando porque el peque no lloraba. Desde ese segundo eres madre (ya lo eres antes, durante el embarazo, pero es diferente) y la vida ya no es igual. No es una cuestión de renunciar a tu vida cómo era antes, es lo que se dice siempre y no lo creo así, es una cuestión de evolución como persona. Es el siguiente paso, o lo era para mí, así lo veo yo. Desde esa madrugada del día 11 de julio ya no pienso en mí primero, ni segundo, a veces ni pienso en mí. Lo primero, lo más importante, es él.

Desde que soy madre mi vida ha cambiado, sí, pero yo no tanto. Sigo creyendo en lo mismo que creía antes, no han cambiado mis valores ni mi forma de ver las cosas. Desde que soy madre entiendo comportamientos que antes no entendía… y desapruebo otros que antes creía correctos.

En estos últimos doce meses he aprendido de mis errores, he aprendido a defender mi forma de hacer las cosas frente a las opiniones del resto del mundo, he explicado mil veces porqué el peque duerme en mi cama, porqué le llevo en brazos siempre que puedo, porqué no le dejo llorar. He sufrido más de lo que debía por mantener la lactancia materna y ahora sé lo que es verdad y lo que son creencias, aunque lo aprendí tarde. Me he dejado llevar por el qué dirán más veces de las que me gustaría reconocer, y sé que lo seguiré haciendo más veces de las que quiero aceptar. He perdido la vergüenza y el miedo al ridículo, y he ganado una pizca de confianza en mí misma. Me he sentido asustada, angustiada, orgullosa, agotada, sorprendida y, sobre todo, feliz. Todo en el mismo día.

Es imposible resumir en un sólo post lo que supone el primer año de maternidad, qué os voy a contar, así que cómo dicen que una imagen vale más que mil palabras aquí os dejo dos. Casi un año ha pasado entre una y otra.

20120712_130056                        _DSC0081

Mis cinco imprescindibles para el primer año del bebé

20120815_100813

Todas las madres primerizas recibimos al bebé con un montón de cachibaches que creemos que nos van a salvar la vida a ambos. Que si minicuna, sacaleches, biberones y chupetes de marcas varias, sonajeros… y un larguísimo etcétera que pronto descubrimos que, en su mayoría, van a viajar al trastero casi sin sacar de la caja.

Este mes me siento retrospectiva, con ganas de hacer balance del año y de lo que ha supuesto para todos en casa, así que como por algún lado hay que empezar, lo hago por las cinco cosas que en este año me han parecido realmente imprescindibles, las que sigo usando o que guardo como oro en paño para cuando haya otro bebé con nosotros. Hace ya tiempo que os contaba mis imprescindibles en el embarazo, los libros que debí leer a tiempo y varias recomendaciones sobre productos para los primeros meses. Ahora veremos si, doce meses después, sigo pensado lo mismo.

  1. Los biberones Dr Brown. Han sido el mejor descubrimiento que he podido hacer, y no sólo porque me salvasen de varias semanas de cólicos, llantos y poco sueño, sino porque los he recomendado bastantes veces y en todos los casos han hecho el mismo gran favor a los padres sufridores. Nunca me cansaré de hablar bien de su extraño sistema anti-gases. Todavía los usamos para el agua porque el peque no se aclara del todo con los vasos esos con boquilla, y aunque no durarán para el siguiente porque están estropeados de tanto uso, podéis apostar a que los renovaré contentísima.
  2. Las toallitas y la crema para el culete de Mustela. Sólo diré que una vez me las olvidé y usé unas de marca blanca que tenía en reserva y el pobrecito estuvo escocido tres días, como si tuviera una especie de reacción.
  3. Las toallitas para cara y manos, de la marca que sean (en mi caso Deliplus). Son algo que quizá todas conoceis, pero yo no sabía que existían hasta que no se me presentó la necesidad. De bebé me bastaba con las típicas gasas, pero ahora no me vería yo quitando restos de galleta chupada de… todas partes si no fuera por esas toallitas.
  4. El cojín de lactancia. El mío es con forma de medio círculo, pero cualquiera haría el mismo efecto. Creo que para lo que menos lo usé fue para dar el pecho, me servía como apoyo para cuando el peque no se sostenía sentado sin ayuda, así no se caía hacia los lados, o para tumbarlo en medio y darle un masaje o hacerle cosquillas. Ahora lo pongo a mi lado en el sofá y el peque lo usa de almohada para las siestas.
  5. La hamaca. Mi bicho se cansó enseguida de estar tumbado boca arriba en su capazo así que la ha usado mucho. Desde ella, al principio casi tumbado, podía ver el mundo, vernos a Papá Oso y a mí, moverse con libertad, y cuando iba siendo mayor se quedaba viendo Pocoyó o me lo llevaba conmigo cuando iba por la casa limpiando, para ducharme tranquila o incluso mientras cocinaba. No duró demasiado porque igual que con el capazo, pronto tuvo ganas de cambiar de aires y empezar a gatear, pero fue un dinero muy bien invertido.

PD: en la foto mi bicho con sólo unas semanas acurrucado en el cojín de lactancia.

*Pronto haré la lista con las cinco cosas que no he llegado a usar o que no han dado buen resultado.

Julio es nuestro mes

Julio, que arranca hoy, es un mes muy importante es nuestra familia. Porque prácticamente todas las celebraciones nos coinciden en los próximos 31 días. Es casualidad que Papá Oso y yo celebremos a la vez el santo (ahora también el peque) y aún más casualidad que su cumpleaños y el mío sean también en julio con una semana justa de diferencia. Cosas de familia, mi cuñada, mi suegro y mi madre también comparten santo con nosotros. Ya puestos dijimos “Pues nos casamos en julio”. Y hala, otra celebración. Y el remate vino cuando me quedé embarazada, nada planeado, y al hacer cuentas la fecha de parto caía a finales de junio, aunque al final el peque decidió que tenía prisa y vino el 11, pero en julio, faltaría más. Así sin quererlo tenemos un mes de lo más completito en el que nos gastaremos sin problemas la paga extra en regalos, tartas y comidas familiares. Luego está el problema de encontrar regalos para todos, pero esa es otra historia.

Ya en serio, además del tema del montón de celebraciones, julio es un mes muy emotivo para mí. Hace ya dos años de mi boda, una boda que nos costó mucho poder celebrar, en la que pusimos muchas ilusiones y mucho esfuerzo y que, pese a todo, pese al terremoto que nos derribó la iglesia dos meses antes, fue absolutamente perfecta. Con sus fallos y todo. Y lo más importante, hace un año que vino al mundo mi bicho, la alegría de nuestras vidas. Recuerdo el parto como si fuese ayer, aunque haya cosas que no quiera recordar. Un año ya….

Pero no todo es familiar. Hace años, antes de conocer a Papá Oso, este mes no celebraba sólo mi cumpleaños. El día 16 cumple años una persona muy especial para mí, una amiga de esas que aunque no veas en años, aunque no hables con ella, sabes que estará ahí si la necesitas. Una persona que nunca me ha fallado, incluso cuando no hemos estado de acuerdo, incluso cuando teníamos un mal día. Una persona que más que una amiga fue mi segunda familia y a la que echo de menos cada día. Sabes quien eres, sé que me lees. Todo lo bueno que te pase en la vida no será suficiente.

Feliz julio a todos.

Las cosas que de verdad importan

Cuando digo que me encantaría tener una familia numerosa la gente me mira con una mezcla de sorpresa e incertidumbre. No tengo ya bastante con haber tenido un bebé en ésta época tan mala “menos mal que tu marido tiene un buen trabajo ¡y fijo nada menos!” sino que además se me ocurre la desfachatez de querer tener dos más. ¡Estoy loca! Hoy en día los niños necesitan muchas cosas, que si el carro, que si la cuna, la comida, los pañales… y qué decir de la ropa, toda carísima. Los niños son un gasto enorme, y no sólo eso, además si uno ya no te deja tiempo para nada ¡imagínate tres! Lo dicho, loca de remate.

Cuando escucho sus razones me dan ganas de reírme a carcajadas, o de llorar. Me río, que es más sano.

Cuando me dicen que a tres no puedes darle las mismas cosas que a uno, pienso que en parte se equivocan, porque quizá nos estrenen ropa cada día, tengan que heredar los juguetes de hermanos y primos, y a lo mejor no pueda comprarles a cada uno la videoconsola de moda, pero qué triste pensar que es eso todo lo que como padres podemos darles a nuestros hijos.

Mis hijos, sean cuantos sean, tendrán un cuento cada noche antes de dormir; tendrán tardes de risas, carreras y juegos en el parque con su familia; tendrán tardes de juegos de mesa en casa cuando llueva, y tardes de películas con palomitas. Se nos ha olvidado en este mundo tan pendiente de las ‘cosas’, que los niños no necesitan juguetes su tienen a otros niños con los que jugar. No tendrán ropa de marca, pero tendrán excursiones a la playa, todos juntos, porque Papá Oso no vive para trabajar y ganar más dinero, sino que trabaja lo necesario y aprovecha todo el tiempo que le queda para pasarlo con nosotros. Hemos creído que los niños son más felices cuantas más cosas tienen, cuando en realidad necesitan muy poco. Pueden heredar el cochecito, y la cuna, y miles de cosas más, porque el día de mañana no serán sus cosas sino su familia los que le acompañen cuando necesite un abrazo.

No digo, que nadie me malinterprete, que quien decide tener un sólo hijo lo haga por egoísmo  ni mucho menos. Pero no me sirve el que no tendrán todo lo que quieran como argumento para no poder tener una gran familia. En mi casa sólo había un sueldo, como en la mayoría de las familias de hace años, y sobrevivimos. Cuando había más pues mejor, y cuando había menos pues igual.

Intentaré por todos los medios enseñar a mi hijo (uno de momento) que las cosas que de verdad importan no son cosas. Y procuraré de paso no olvidarlo yo, por más difícil que me lo pongan.

Libertad para ser niño (y para ser malos padres)

Es curioso como a veces las cosas coinciden de manera ‘casual’. No hace mucho en una cafetería un peque lloraba desconsolado, retorciéndose n su silla, mientras sus padres se quejaban de que no podían tomarse un café tranquilos si lo tomaban en brazos, así que lo dejaban sentado aunque llorase. Y ayer Papá Oso comentaba que hay quienes al parecer se pierden buena parte de la diversión de criar a sus hijos, refiriéndose  una madre que nos acababa de contar que ya no usaba la bañera de su cambiador porque su hijo salpicaba mucho al chapotear y lo dejaba todo perdido.

Yo procuro tener al bicho sentado en su silla o en la trona el menor tiempo posible, porque entiendo que se aburre  Y sí, soy mala madre (somos malos padres) porque le dejamos que abra los cajones y saque todo lo que quiera siempre y cuando no sea peligroso, le dejamos que corra libre por la casa, que explore, y le cojemos en brazos cada vez que podemos, y chapotea todo lo que quiere y más, tanto que le baño con la fregona esperando en la puerta del baño. Y nos encanta, aunque se ensucie la ropa de gatear por el suelo que no está lo limpio que debería, aunque se llene la boca y la cara y el cuello de migas de pan o de galleta chuperreteada. Y sí, nos gusta que siga durmiendo con nosotros, aunque no os discuto que a veces la voz de la sociedad se oye demasiado y dudo sobre lo que hacemos. Menos mal que ahí está Papá Oso para recordarme que somos los padres que somos, y nos gusta serlo.

Me alegro de no ser la única que piensa así, y como ya os digo que las cosas se unen a veces de forma muy curiosa, os enlace un vídeo y un blog que vienen a corroborar en parte lo que os cuento.

Espero que os gusten.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/asimplevista/2013/05/14/guia-del-mal-padre.html

El artículo que acompaña al vídeo podéis encontrarlo en  Bebesymás