Planes en familia: Dinópolis

Nuestra última parada de estas vacaciones coincidía con el quinto cumpleaños de mi mayor así que no pudo ser otro lugar que Dinópolis. Como a la mayoría de los niños de su edad, tanto a él como a su hermano les encantan los dinosaurios así que desviamos un poco el camino para conocer este parque temático de Teruel que, ya os adelanto, nos gustó mucho.

DSC04638DSC04645DSC04665

Dinópolis no es un parque temático al uso porque no hay montañas rusas ni nada de eso. Hay dinosaurios. Sí, es verdad que también hay atracciones, pero son más tranquilas, más de ver como se mueven los dinosaurios animatrónicos alrededor (aunque admito que el simulador 3D me lo perdí, los míos aún son pequeños). Aquí a lo que se viene es a ver grandes reproducciones de dinosaurios, a excavar en la arena, a ver los espectáculos…

S tuviera que ponerle una pega serían los precios, porque absolutamente todo nos pareció demasiado caro, desde la comida hasta los helados o una simple botella de agua, pero al final esto es lo que pasa en todos los parques, que una vez que estás dentro eres suyo.

A pesar de eso nos fuimos con un buen sabor de boca y, como era de esperar, si por mis hijos fuera ni siquiera nos hubiéramos ido.

Anuncios

Planes en familia: Acuario de Zaragoza

Venga, que todavía me quedan dos sitios chulos que enseñaros de las vacaciones y al ritmo que voy veo que los termino en septiembre.

Estoy segura de que alguna vez habré contado que nos encantan los sitios donde ver animales, y desde que vamos con los peques todavía más. He perdido la cuenta de las veces que hemos visitado el Oceanographic (¿tengo algún post sobre él? ¿no? Otro a la lista.) así que en nuestra paso por Zaragoza no podíamos dejar de ver su maravilloso Acuario fluvial.

¿Qué tiene de especial? pensáis. Pues lo de fluvial, por ejemplo. Y es que se trata de un acuario dedicado a los habitantes de cinco grandes ríos del mundo: el Amazonas, el Mekong, el Nilo, el Darling-Murray y (cómo no) el Ebro. Además del gran tanque central, el río Mundo.

Tenemos cocodrilos, tortugas, carpas koi, una muy bien ambientada zona amazónica que no me imaginaba dentro de ese edificio que no parece tan grande con monos titi, ranas… En el caso de mis hijos las grandes triunfadoras de la visita, después del inmenso cocodrilo que les dio algo de miedo, fueron las nutrias. Dos peluches con forma de nutria me tocó traerme de souvenir, pero es que en todos los sitios dónde hemos podido verlas son siempre nuestras favoritas.

Para mí, sin embargo, lo más impactante fueron las arapaimas, unos gigantescos peces que pueden superar los 3 metros de largo y con los que, por lo que pude ver, incluso te puedes sumergir.

Es una excursión de un par de horas a ritmo de niño pequeño que se para media hora en una tortuga y luego pasa tres exposiciones corriendo, con un precio razonable y sobre todo muy bien cuidada.  DSC_0141DSC_0147DSC_0144DSC_0154

PD: me he centrado en el acuario y no en Zaragoza en general porque por desgracia vimos poco más que la preciosísima Basílica del Pilar y las calles aledañas. Tendremos que repetir, qué remedio 😉

Vacaciones para familias: nuestra experiencia en Vilars Rurals

No sé a vosotros, pero a mí me encanta organizar las vacaciones. Para bien o para mal no tenemos un lugar fijo al que escapar cada verano tipo casa de la playa o campo, así que desde Semana Santa empieza mi búsqueda de las vacaciones perfectas. También influye que tanto a Papá Oso como a mí nos encante viajar y, aunque lo hacemos menos de lo que querríamos, hemos conseguido encontrar un punto medio entre el típico turismo de monumentos y caminatas infinitas y el turismo con niños, mucho más relajado y sin planes cerrados.

Este año sin embargo el tema fue más complicado. Reconozco que me agobié con los viajes internacionales y me angustio de forma injustificada el meterme en un aeropuerto con los niños. Al contrario de lo que pasó cuando visitamos Berlín, ahora no encontraba con la ciudad que lo tuviera todo para disfrutarla con los tres fieras, uno de ellos un bebé. ser familia numerosa influye en la búsqueda, pero eso me lo guardo para otro post. Y así, buscando, dí con Vilars Rurals.

Para los que no los conozcáis son tres complejos turísticos rurales enclavados en Cataluña y pensados para las vacaciones con niños de todas las edades.  Cuando digo pensados lo digo en todo, no hay detalle que no hayan tenido en cuenta. Un verdadero Family Friendly.

Como a Guillermo no le agrada demasiado ir en coche y llora como si le fuera la vida en ello, nosotros elegimos el Vilar que nos pillaba menos lejos de casa (no digo más cerca porque todos están a más de 5 horas), el Vilar Rural de Arnés.

Ya había investigado en su web y en opiniones de otros viajeros así que sabía lo que ofrecían, pero la semana que hemos pasado allí ha superado todas mis expectativas, y qué decir de las de mis hijos.

La merienda

Lo primero y que para mí ha amarcado la diferencia es que Vilars Rurals ofrece pensión completa con buffet libre. Las verdaderas vacaciones para mí como madre es no tener que hacer de comer y tener variedad para elegir. Y allí se cumple a la perfección. No sólo hay mucha variedad:  cuentan con dos tipos de triturados para los bebés y siempre básicos para los niños tipo nuggets o pasta y sopa, guisos, plancha en el momento, buffet de ensalada y de postres; es que además los platos y vasos de los niños son de plástico, tienen tronas y alzadores para las sillas, baberos…

En nuestro caso elegimos una de sus Baby Rooms en la que nos encontramos con cuna de madera (no de viaje), bañera con cambiador, cómoda, un detalle de bienvenida con una esponjita y geles de bebé… Si habéis viajado con bebé ya sabéis que el tema de bañarlo, aunque se solventa con imaginación, es una complicación en un hotel. Aquí eso no ocurre.

Pero lo mejor, el punto fuerte, son las actividades pensadas para los niños. La estrella en nuestro caso fue la granja. Todas las mañanas había que salir pitando del desayuno a dar de comer a las gallinas, los patos, los conejos y el biberón a las ovejas. Y luego regar el huerto. Y darle lechuga al poni.

Se han bañado en la piscina, han bailado y reído con sus amigos y con los monitores del Vilar, que son unos grandes profesionales. Han hecho tortitas y merendado cada tarde con la Masovera, un encanto de mujer. Hemos hecho excursiones y conocido nuevos amigos. ¿Descansar? Bueno, eso menos, pero es que ¡había muchas cosas para hacer!

Mis hijos no querían volver a casa y yo ya he estado investigando para conocer otro de sus hoteles de cara quizá al invierno, aunque nos toque viajar de noche.

Y vosotros ¿a dónde vais de vacaciones con los niños?

Septiembre, año nuevo

bebe-en-el-orinal

Para mí el año no empieza en enero, digan lo que digan los calendarios. Para mí el año empieza en septiembre, con el comienzo del curso escolar, la operación retorno y el fin de las vacaciones, aunque en esta casa precisamente es en septiembre cuando cogemos vacaciones (chollo que se nos termina este año, dicho sea de paso).

Pero además es que este septiembre es especial. Mi fiera mayor empieza nuevo curso en la guardería, el curso de los mayores, en el que irán de excursión y tendrán fiestas de disfraces y, en junio, una graduación. Y lo empieza a lo grande, como el niño mayor en el que se está convirtiendo sin que sus padres nos demos apenas cuenta. Lo empieza sin pañales. Sí, señoras y señores, este día 1 de septiembre doy por finalizada de forma oficial la ‘operación pañal‘. En la práctica lleva terminada ya más de una semana, pero como la comenzamos el primer día de agosto qué menos que darnos un mes de margen para afianzarla, para asegurarnos de que en ningún momento volveremos para atrás cual cangrejo.

Tengo que confesar que el primer día pensé que no, que nos habíamos precipitado, que mejor volverle a poner el pañal y esperar al verano que viene. El segundo día también. Y alguno de esa semana. Pero aguantamos estoicamente y, al final, he de reconocer que ha resultado tan fácil que me cuesta creérmelo.

NO tengo trucos y consejos que dar al respecto. No sé si lo hemos hecho ‘bien’ o no pero ha funcionado que es lo importante. Y no, no es muy pequeño aunque tenga dos años.

La decisión no fue por comodidad, ni porque es verano y parece que toca quitar los pañales. Fue porque él así nos lo hizo ver, porque incluso llevando pañal nos decía cuando tenía caca y como un juego lo llevábamos al baño. A veces daba tiempo y hacía caca sentado en su reductor, uno que por cierto me costó 15 euracos y que, si lo llego a saber, le compro el de Ikea de cuatro euros y tan felices. Después me llegaron muchos comentarios sobre el tema y todos me decían que avisar cuando tienen caca es más complicado que en el caso del pipí. Y a día de hoy aun no entiendo porqué ni si realmente eso es así, pero en vista de que parecía que teníamos ya cierto terreno ganado, un sábado que no teníamos nada que hacer ni planes para salir pensé ‘hala, pues lo dejo en pelotas por casa, a ver qué ocurre’. Y ocurrió lo lógico, que fui fregona en mano tras él secando charquitos durante todo el día. A cada pipí, que él avisaba mientras lo veía caer, lo llevaba al baño, lo sentaba y le explicaba que el pipí se hacía allí, sin reprimendas ni gritos.

Segundo día, domingo. Más de lo mismo. De echo salió de paseo por la mañana y lo hizo con pañal porque no iba conmigo y no quería que la liase en el coche de su padrino. Pero por la tarde se lo quité y en el parque todo fue de maravilla. Nada de pipí. A la mañana siguiente el pañal de la noche amaneció seco. Y así toda la semana, una semana que además se complicó con una diarrea que, si bien no supuso problema porque seguía avisando la caca, sí que nos supuso un par de sustos cuando al pobre, aun avisando, no le daba tiempo de llegar al water. Al tercer o cuarto pañal seco al amanecer, quité el pañal de la noche. Así, sin miedo. Total, si se moja hay un protector en el colchón, el daño será levantase a cambiar la ropa y las sabanas. Es asumible ese riesgo. Y fue bien.

Hoy, un mes después, hemos sufrido solo un pipí nocturno que no fue escape sino más bien un cabreo monumental qque decidió rematar con un chorrazo, un cumpleaños en el que le cambié cuatro veces de ropa (demasiada diversión para detenerse a pensar en avisar) y sobre todo mucho orgullo por él, por lo bien que lo está haciendo y qué leches, por nosotros, que hemos esperado y entendido cuando era su momento.

Así esta mañana mi peque ya no tan peque se ha ido con sus nuevos calzoncillos de Rayo Mcqueen tan feliz a su nueva clase en la guardería, y aquí su mamá se ha quedado ultimando los detalles para su también nuevo curso escolar, que espero que me vaya tan bien como sé que le irá a él.

¡Feliz lunes!

PD: soy de esas personas raras a las que nos gusta más este mes que el de agosto así que ¡feliz septiembre!

Miércoles mudo – ¿Un heladito?

IMG-20130805-WA0007

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

 

 

Miércoles mudo – A refrescarse

¡Me encanta jugar con el agua!

¡Me encanta jugar con el agua!

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

 

Miniviajes para pasar agosto

Lo prometido es deuda, y aunque con un poco de retraso os traigo el resumen de las dos escapadas de la pasada semana. La primera fue un fin de semana familiar en Caravaca de la Cruz, en un hotel rural muy cercano al pueblo. Dos cosas puedo decir de este viaje, que en Caravaca se come demasiado bien y que las Fuentes del Marqués son un paraje precioso para pasar una agradable mañana (recordé tomarme la pastilla de la alergia justo a tiempo, por suerte). No os digo nada del hotel porque no lo considero recomendable, no tuvimos problemas pero creo que es mejorable.

En su día decidimos no ir a otro destino rural, las Lagunas de Ruidera, ya que el peque aún no andaba sólo y consideramos que el campo era para correr, no para ir en silla. Después de este fin de semana confirmo mis sospechas de entonces, hicimos bien en aplazarlo porque cuando vayamos sé que va a disfrutarlo mucho, corriendo como loco y tropezando y arañándose las rodillas con las tierra 🙂 Además, en el campo no es raro ver algún animalillo, nosotros vimos varias ardillas, y por supuesto le encantaron. Veredicto: el campo es buen lugar para un niño de un año en adelante siempre que ya camine sólo.

La segunda escapada fue mucho más cerca, a la playa, a mi playa favorita y que por cierto es muy cómoda para los niños. De nuevo nos acompañó parte de la familia, las abuelas y la madrina. Poco puedo contaros que no imaginéis de un día de playa con una criatura de un año. Yo, por mi parte, regresé agotada y más roja de lo que debería. Veredicto: la playa siempre siempre siempre es buena idea, sé que hay niños a los que les da asco la arena y eso pero como no es mi caso, mi consejo es perderle el miedo a que coman arena o traguen agua y llevar crema de factor alto, que con un peque se pasa muy poco tiempo sentada tranquilamente bajo la sombrilla.

caravaca1

caravaca2

Para septiembre planeamos una visita a Terra Natura en Benidorm, nos encantan los parques de animales y éste es el que nos queda por ver de los alrededores, acepto consejos y sugerencias,

PD: como no me gusta salir en las fotos y no quiero poner fotos en las que salgan familiares sin su permiso ¡no sé qué fotos poner! Así que esto es lo poco que queda. ¡Lo siento!

PD2: por alguna extraña razón la imagen de la playa no se sube… no entiendo nada :S  Seguiré intentándolo.