Familia, Viajes

Vacaciones en familia: Berlín

Berlín es sin duda alguna una ciudad family friendly. A su fama de fiestera y alternativa yo le añadiría la de ser uno de los lugares que más piensan en la comodidad de los niños (y de sus padres). Aunque cada uno organiza sus vacaciones como quiere y puede, os cuento cómo lo hicimos nosotros para intentar disfrutar al máximo de lo que nos ofrecía esta maravillosa capital europea.

El alojamiento.

Reloj mundial en AlexanderPlatz
Reloj mundial en AlexanderPlatz

Con dos niños tan pequeños nuestras necesidades son especiales y por más que busqué y busqué no conseguí encontrar un hotel que las cubriese todas a un precio que pudiera pagar. Podríamos habernos apañado con una habitación pero lo más cómodo era contar con una cocina para desayunar sin prisas y cenar tranquilos en casa, que mis peques no aguantan todo un día de turismo. Una vez vimos claro que lo mejor era un apartamento cambiamos el chip y comencé la búsqueda en las dos grandes páginas e alquileres de casas para vacaciones Wimdu y Airbnb. Al menos por lo visto en mi búsqueda la segunda página cuenta con muchas más viviendas y mejores precios.

Para quien no sepa de lo que hablo se trata de webs en las que particulares anuncian sus viviendas para alquiler por días, semanas etc. Pueden ser segundas viviendas destinadas a este fin o sus propias casas de las que ellos se marchan normalmente en vacaciones y que aprovechan para sacarles un dinerillo. Ese fue nuestro caso. Pese al miedo inicial la empresa responsable cuenta con varios filtros de seguridad tanto para el dueño de la casa como para el que alquila y la experiencia final no ha podido ser mejor. La sensación de estar en un hogar y no en una fría habitación de hotel y el contar con todo lo que podíamos necesitar ha sido perfecto. Encontré un piso de una familia con niños pequeños, lo que además me permitido disfrutar en vacaciones de juguetes nuevos para mis bichos, un baño preparado con cambiador, una trona para el peque… Impensable en un hotel al uso.

La primera mañana buscamos un supermercado para comprar lo más básico (leche, colacao, pan, huevos, yogures…) y con eso nos despreocupamos de las cenas para los niños durante todo el viaje, aunque al final la mayoría de los días cenaban algo de fuera igual que nosotros.

Para moverse por la ciudad.

En casa el mayor suele ir andando a todas partes y para trayectos largos llevo un patín adosado a la silla

Alucinando con las Puertas de Istar en el Museo de Pérgamo. Bendita silla.
Alucinando con las Puertas de Istar en el Museo de Pérgamo. Bendita silla.

de paseo. Pero claro, aquí hablábamos de pasar el día entero fuera de casa, incluyendo las siestas. ¿Y si buscamos una silla gemelar? Tras un par de días buscando en páginas de segunda mano dí con ésta oferta en Mainada y ha sido otro de los grandes aciertos del viaje. Hemos caminado muuuucho, se han dormido todos los días después de comer y nosotros hemos podido aprovechar esos ratos para seguir con el viaje, con cosas que a ellos les aburrirían.

En cuanto al transporte público en Berlín hay metro, tranvía y bus, puntuales y accesibles con niños. Aquí podéis ver todos los bonos y precios y elegir el que más convenga. en nuestro caso, que fuimos 10 días y sabíamos que no íbamos a entrar a todas las visitas turísticas, descartamos la Welcome Card y optamos por un abono normal de siete días. Los menores de seis años no pagan ni en transportes ni en ningún sitio a que nosotros entramos (museos, monumentos, zoo etc).

Un consejo

Rio Spree. Catedral de Berlín.
Mirando el río. Al fondo la Catedral de Berlín.

No quiero aburriros así que me guardo para una segunda parte el recorrido por los sitios que más nos han gustado, pero me voy a permitir un consejillo para quien esté pensando un viaje a Berlín en familia: organización. Hay montones de cosas para ver, tanto las imprescindibles que salen en las guías como otras que hemos ido descubriendo. Y no hemos podido verlas todas. Y un segundo consejo más importante si cabe: paciencia. Con los niños las cosas van a otro ritmo, al suyo. Y los viajes también. A nosotros no nos gusta ir corriendo por la ciudad como turistas sino tratar de vivirla como el resto de sus habitantes. En el próximo capítulo os cuento más.

Besos y abrazos.

 

 

 

Crianza, Familia

Septiembre, año nuevo

bebe-en-el-orinal

Para mí el año no empieza en enero, digan lo que digan los calendarios. Para mí el año empieza en septiembre, con el comienzo del curso escolar, la operación retorno y el fin de las vacaciones, aunque en esta casa precisamente es en septiembre cuando cogemos vacaciones (chollo que se nos termina este año, dicho sea de paso).

Pero además es que este septiembre es especial. Mi fiera mayor empieza nuevo curso en la guardería, el curso de los mayores, en el que irán de excursión y tendrán fiestas de disfraces y, en junio, una graduación. Y lo empieza a lo grande, como el niño mayor en el que se está convirtiendo sin que sus padres nos demos apenas cuenta. Lo empieza sin pañales. Sí, señoras y señores, este día 1 de septiembre doy por finalizada de forma oficial la ‘operación pañal‘. En la práctica lleva terminada ya más de una semana, pero como la comenzamos el primer día de agosto qué menos que darnos un mes de margen para afianzarla, para asegurarnos de que en ningún momento volveremos para atrás cual cangrejo.

Tengo que confesar que el primer día pensé que no, que nos habíamos precipitado, que mejor volverle a poner el pañal y esperar al verano que viene. El segundo día también. Y alguno de esa semana. Pero aguantamos estoicamente y, al final, he de reconocer que ha resultado tan fácil que me cuesta creérmelo.

NO tengo trucos y consejos que dar al respecto. No sé si lo hemos hecho ‘bien’ o no pero ha funcionado que es lo importante. Y no, no es muy pequeño aunque tenga dos años.

La decisión no fue por comodidad, ni porque es verano y parece que toca quitar los pañales. Fue porque él así nos lo hizo ver, porque incluso llevando pañal nos decía cuando tenía caca y como un juego lo llevábamos al baño. A veces daba tiempo y hacía caca sentado en su reductor, uno que por cierto me costó 15 euracos y que, si lo llego a saber, le compro el de Ikea de cuatro euros y tan felices. Después me llegaron muchos comentarios sobre el tema y todos me decían que avisar cuando tienen caca es más complicado que en el caso del pipí. Y a día de hoy aun no entiendo porqué ni si realmente eso es así, pero en vista de que parecía que teníamos ya cierto terreno ganado, un sábado que no teníamos nada que hacer ni planes para salir pensé ‘hala, pues lo dejo en pelotas por casa, a ver qué ocurre’. Y ocurrió lo lógico, que fui fregona en mano tras él secando charquitos durante todo el día. A cada pipí, que él avisaba mientras lo veía caer, lo llevaba al baño, lo sentaba y le explicaba que el pipí se hacía allí, sin reprimendas ni gritos.

Segundo día, domingo. Más de lo mismo. De echo salió de paseo por la mañana y lo hizo con pañal porque no iba conmigo y no quería que la liase en el coche de su padrino. Pero por la tarde se lo quité y en el parque todo fue de maravilla. Nada de pipí. A la mañana siguiente el pañal de la noche amaneció seco. Y así toda la semana, una semana que además se complicó con una diarrea que, si bien no supuso problema porque seguía avisando la caca, sí que nos supuso un par de sustos cuando al pobre, aun avisando, no le daba tiempo de llegar al water. Al tercer o cuarto pañal seco al amanecer, quité el pañal de la noche. Así, sin miedo. Total, si se moja hay un protector en el colchón, el daño será levantase a cambiar la ropa y las sabanas. Es asumible ese riesgo. Y fue bien.

Hoy, un mes después, hemos sufrido solo un pipí nocturno que no fue escape sino más bien un cabreo monumental qque decidió rematar con un chorrazo, un cumpleaños en el que le cambié cuatro veces de ropa (demasiada diversión para detenerse a pensar en avisar) y sobre todo mucho orgullo por él, por lo bien que lo está haciendo y qué leches, por nosotros, que hemos esperado y entendido cuando era su momento.

Así esta mañana mi peque ya no tan peque se ha ido con sus nuevos calzoncillos de Rayo Mcqueen tan feliz a su nueva clase en la guardería, y aquí su mamá se ha quedado ultimando los detalles para su también nuevo curso escolar, que espero que me vaya tan bien como sé que le irá a él.

¡Feliz lunes!

PD: soy de esas personas raras a las que nos gusta más este mes que el de agosto así que ¡feliz septiembre!

Blog

Se acabaron las vacaciones

¡Ya estoy de vuelta! No, no nos ha tragado la arena de la playa ni nos ha arrastrado la marea, aunque sí que hemos estado de vacaciones. Dos semanitas en las que menos descansar hemos hecho de todo. Y es que una reforma es lo que tiene, que siempre encuentras a tu alrededor cosas que limpiar o que colocar en su sitio. Pero lo importante es que ya he vuelto a mi rutina blogueril y que lo hago con muchas ganas. Cómo ya os conté fue en septiembre hace un año cuando arranqué con esta loca idea de escribir sobre mi bicho y mi familia, así que no veo mejor momento que éste para echar la vista atrás y dar algunos retoques, tanto estéticos como más profundos.

Además quiero que septiembre sea un mes especial para Mamá y más, por lo que además de lavarle la cara al blog tengo en mente algunas sorpresillas para vosotros que ya os iré contando en las próximas semanas.

¿Qué tal han ido vuestras vacaciones?

PD: Os adelanto que el peque tiene dientes nuevos, rutinas nuevas, y que su mami también está aprendiendo nuevas aficiones. Y OS enseñaré fotos de la reforma si es que logro sobrevivir.

¡Besos!

Familia, Viajes

Vacaciones child friendly

Habitacion-Pocoyo-hotel-juguete--644x362
Aquí mi hijo sería inmensamente feliz 😉

¿Sabíais que existen hoteles y restaurantes ‘sólo para adultos’? Vamos, que no aceptan niños. Yo lo descubrí ayer y además de sentirme ligeramente discriminada y a la vez triste por esas personas que ven a los niños como una molestia, pensé que si hay negocio sólo para adultos también debe haberlos para sólo familias ¿no? Me he dado una vuelta por internet y he encontrado cosas interesantes.

Sé que vengo tarde, que ya estáis volviendo de vacaciones pero como nosotros nos vamos ahora pues sólo os queda apuntaroslo todo en la agenda para el verano que viene. Y si os gusta la idea y me lo hacéis saber, que no soy adivina 🙂 prometo buscar más hoteles por la zona del norte de España, y por Europa para los más viajeros.

Hoteles child friendly

Magic costa blanca.

Magnífica opción en la costa blanca con un buen servicio todo incluido y varias opciones temáticas ambientadas en la edad media o en un mundo de piratas.

Sol Meliá.

Habitaciones familiares equipadas con todo lo que podais imaginar (¡incluso calientabiberones!), miniclubs para que los pequeños no se aburran y resorts temáticos de Los Picapiedra.

El Hotel del Juguete, en Alicante, con una decoración preciosa en cada habitación y, cómo es de esperar, ofertas para familias con niños.

Hotel T3Tirol en Madrid, que no todo son viajes a zonas de playa. A nosotros nos gusta ir a Madrid por Navidad, para ver las luces, y espero seguir haciéndolo con el peque. Ésta misma cadena tiene más hoteles pensados para niños por España.

Un crucero.

Cruceros Disney

Para conocer las maravillas del mediterráneo en familia. Éstos yo me los apunto.

Y un par de enlaces más.

Los diez mejores hoteles para viajar en familia según ABC 

Hoteles para ir de vacaciones de niños en Pequeocio

Alimentación, Miércoles mudo

Miércoles mudo – ¿Un heladito?

IMG-20130805-WA0007

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

 

 

Miércoles mudo

Miércoles mudo – A refrescarse

¡Me encanta jugar con el agua!
¡Me encanta jugar con el agua!

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

 

Viajes

Miniviajes para pasar agosto

Lo prometido es deuda, y aunque con un poco de retraso os traigo el resumen de las dos escapadas de la pasada semana. La primera fue un fin de semana familiar en Caravaca de la Cruz, en un hotel rural muy cercano al pueblo. Dos cosas puedo decir de este viaje, que en Caravaca se come demasiado bien y que las Fuentes del Marqués son un paraje precioso para pasar una agradable mañana (recordé tomarme la pastilla de la alergia justo a tiempo, por suerte). No os digo nada del hotel porque no lo considero recomendable, no tuvimos problemas pero creo que es mejorable.

En su día decidimos no ir a otro destino rural, las Lagunas de Ruidera, ya que el peque aún no andaba sólo y consideramos que el campo era para correr, no para ir en silla. Después de este fin de semana confirmo mis sospechas de entonces, hicimos bien en aplazarlo porque cuando vayamos sé que va a disfrutarlo mucho, corriendo como loco y tropezando y arañándose las rodillas con las tierra 🙂 Además, en el campo no es raro ver algún animalillo, nosotros vimos varias ardillas, y por supuesto le encantaron. Veredicto: el campo es buen lugar para un niño de un año en adelante siempre que ya camine sólo.

La segunda escapada fue mucho más cerca, a la playa, a mi playa favorita y que por cierto es muy cómoda para los niños. De nuevo nos acompañó parte de la familia, las abuelas y la madrina. Poco puedo contaros que no imaginéis de un día de playa con una criatura de un año. Yo, por mi parte, regresé agotada y más roja de lo que debería. Veredicto: la playa siempre siempre siempre es buena idea, sé que hay niños a los que les da asco la arena y eso pero como no es mi caso, mi consejo es perderle el miedo a que coman arena o traguen agua y llevar crema de factor alto, que con un peque se pasa muy poco tiempo sentada tranquilamente bajo la sombrilla.

caravaca1

caravaca2

Para septiembre planeamos una visita a Terra Natura en Benidorm, nos encantan los parques de animales y éste es el que nos queda por ver de los alrededores, acepto consejos y sugerencias,

PD: como no me gusta salir en las fotos y no quiero poner fotos en las que salgan familiares sin su permiso ¡no sé qué fotos poner! Así que esto es lo poco que queda. ¡Lo siento!

PD2: por alguna extraña razón la imagen de la playa no se sube… no entiendo nada :S  Seguiré intentándolo.