El sueño infantil y otros misterios

Si  llegáis aquí esperando que os de la solución para esos millares de despertares nocturnos o que os cuente una fórmula secreta para dormir del tirón (y en su cama a poder ser) estáis en el lugar equivocado. Hoy por hoy sólo os puedo decir eso tan de madre de “el mío también“.

_DSC0117

El mayor con menos de un mes de vida.

De mis tres fieras el mayor es el único que duerme toda la noche. El pequeño con 19 meses sigue en mi cama y sin vistas a salir próximamente. Es verdad que tiene su cuna de colecho DIY pero si acaba durmiendo en ella es fruto de la casualidad, nunca de manera intencionada. Cuando conseguí quitarle las tomas de teta nocturnas empezó a despertarse sólo una o dos veces cada noche. A lo mejor a alguien aún le parece mucho pero después de lo pasado despertarme solo dos veces es un gran logro. 

Pero el mediano…. ayy el mediano. Cuatro años cumple el mes que viene y rara es la noche que no se sube a mi cama a primera hora de la madrugada. Hemos intentado devolverlo a la suya pero al final la noche se convierte en un ir y venir constante por el pasillo al que, sinceramente, no estoy dispuesta. Así que cuando lo escucho por el pasillo me echo a un lado y le dejo sitio. Hasta aquí todo dentro de la normalidad del colecho. Lo malo es que ni él ni yo conseguimos descansar así. Aunque es él quien se viene a la cama no encuentra la postura y no logra dormir a gusto. Y claro, con tanta vuelta al final tampoco me deja dormir a mí. El pobre se levanta cansado, yo de mal humor. Mala combinación a las ocho de la mañana para empezar a preparar las mochilas del cole.

Cuando nació mi mayor y haciendo caso de todo lo que me decían como buena madre primeriza, me pasé las primeras semanas arriba y abajo intentando que mi bebé durmiese en una cuna que parecía tener pinchos en el colchón. Al final me rendí a la evidencia, yo necesitaba descansar y si para ello tenía que tener al bebé en mi cama, pues no había más que hablar. Con el tiempo me di cuenta de que la gran mayoría de gente que te dice que luego no lo vas a poder sacar de tu cama en algún momento han hecho lo mismo que tú, pero no lo admiten. Con dos añitos le preparé su habitación y poco a poco y sin prisas se fue acostumbrando.

El mediano empezó durmiendo con su hermano en la misma cama a petición del mayor, que se quedaba más contento en su cama si estaba acompañado aunque fuese de un bebé de año y medio. Los dos tan felices. Pero claro, el tiempo pasa y aunque son pequeños ya no dormían tan a gusto juntos. No sé si fue el hecho de tener una cama para cada uno o la llegada del pequeño a casa (y a mi cama directamente) pero el segundo volvió atrás, a pedir dormir conmigo.

Y así estamos hoy. El mayor en su litera, el pequeño en mi cama y el mediano que como él mismo dice es un poco mayor y un poco pequeño, intentando encontrar su sitio. Esta noche han dormido los mayores juntos, y nadie se ha despertado de madrugada.

¿Vuestros hijos son de los que duermen toda la noche o de los que os llaman tres mil veces?

 

Besos y abrazos

 

Anuncios

Dormir está sobrevalorado

mafalda-021-colecho

Hace unos días una amiga me dijo que vaya la que me esperaba cuando naciese el bebé, ahora que ya dormía bien con los dos mayores. Y sólo me salió por respuesta reírme, porque ni mucho menos es esa la realidad de mis noches. El mayor hasta que no cumplió los tres años se levantaba sí o sí cada noche a por agua, pipí o cualquier excusa para venir a nuestra habitación a buscarnos. Como ya os he contado alguna vez tanto con él como con el pequeño el colecho a sido una cuestión de salud, de mi salud mental y física. Ambos son muy difíciles de dormir, duermen poco y se mueven y despiertan a menudo. Desde bien pequeños, con bibe o con teta (he comprobado las dos, una con cada uno) y si en alguno de esos múltiples despertares no me ven empiezan los llantos y las llamadas. Obviamente no me apetecía, a nadie creo, levantarme siete, ocho o yo que sé las veces cada noche y pasearme de la cuna a mi cama, así que la opción fue clara.

El mayor empezó a dormir en su cama alrededor de los dos años. Al principio unas horas y poco a poco cada vez más hasta que ahora, por fin, pasa la gran mayoría de las noches sin despertarse ni una sola vez.

El pequeño ahora comienza a dormirse en la cama con su hermano, porque en la suya no consiente de ninguna de las maneras, y alrededor de las 2 o las 3 de la mañana viene corriendo a mi cama y me llama para que lo suba entre su padre y yo. Sé que debería llevármelo de vuelta, pero con el mayor comprobé que ese método significa levantarme quince veces para nada. Y con ninguno ha sido jamás posible lo de dejarlo dormirse y luego llevármelo a su cama, tienen un sueño tan ligero que siempre que lo he intentado se han despertado. Sé que poco a poco irá durmiendo más horas seguidas, y espero que en algún momento lo haga en su cama, porque su hermano el pobre le hace sitio pero al final apenas caben entre peluches varios.

Cuando nazca el bebé tengo en mente un nuevo experimento, la cuna de colecho. A ver si así me evito el levantarme y seguimos cabiendo todos en la cama, que por mucho que sea grande yo me veo un día durmiendo en el suelo.

Así que el cambio de lo que duermo ahora a lo que dormiré con el bebé claro que será grande, los primeros meses con mis hijos han sido muy duros, de muchas noches sin dormir apenas dos o tres horas, pero a todo se acostumbra una y aunque vaya como una zombie por el mundo, no pierdo la esperanza en que, antes o después, pueda volver a dormir mis ocho horitas seguidas como la gente normal.

¿Qué tal duermen vuestros hijos?

Besos y abrazos

La hora de dormir

mickeyEl tema de irse a dormir es peliagudo en la mayoría de las casas con niños pequeños, eso es innegable. Los hay que son dormilones y caen rendidos enseguida y los hay que luchan contra su propio sueño, el de sus padres y la paciencia de todo el que intenta meterlos en una cama.

El mío es de los que prefieren jugar hasta que clava la cabeza encima de los dinosaurios, por eso su padre y yo hemos probado montones de trucos y parece que, al fin, hemos dado con la clave.

A Joaquín (como a todos creo) le encanta ver dibujos animados. Y desde hace tiempo por las noches, después de cenar, le ponemos un par de capítulos de alguna serie de dibujos tipo Caillou o Mickey Mouse antes de dormir con la condición de que cuando se terminen nos vamos a la cama. Se lo aviso cuando se los pongo y efectivamente cuando se acaban él ya sabe lo que va a pasar, no le sorprende y aunque a veces remolonea un poco, lo acepta. A esta edad son muy rutinarios y durante una época también funcionó el leerle un cuento antes de dormir. Era pipí, meterse en la cama, cuento, apagar la luz y a dormir. Si fallaba algo en la ecuación entonces no se dormía.

Hasta hoy no se me había ocurrido probarlo con la siesta. Es un momento más delicado porque después de comer se pone a jugar con su hermano al que no ha visto en toda la mañana y claro, cuando le corto el juego para llevármelo a la cama, lo que me he llevado más de una vez han sido un par de patadas y bastantes gritos y llantos. Hoy tras un ratito corto de juego le he anticipado lo que íbamos a hacer: nos acostamos en el sofá, vemos un capítulo de Mickey y después a dormir. Lo ha entendido tan bien que al subir al sofá me ha pedido que le quitase los zapatos y le tapase con una manta. Se lo veía venir y así ha sido. No sé cuando se habrá dormido pero mientras comíamos su padre y yo han terminado los dibujos y ha empezado la siesta. Sin llantos ni peleas, sin pedir más dibujos porque ya habíamos pactado lo que tenía que pasar.

Sé que hay mucha controversia sobre si los niños ven mucha televisión pero oye, que si 15 minutos me aseguran que se acuesta sin patalear, benditos sean.

¿Cómo llevan vuestros hijos el momento de irse a la cama?

Besos y abrazos.

PD: ahora leo que no recomiendan la siesta a mayores de 2 años…. pues no será el mío, que si no duerme a las 7 de la tarde está para el arrastre (y a ver quién lo aguanta).

De sueño y lactancia materna

maitena_teta

Quien me hubiera dicho a mí hace seis meses que estaría hoy escribiendo esto. Me he dado cuenta de que hablo muy poco de mi pequeño Arturo. Quizá porque al ser el segundo la mayoría de las situaciones a las que me enfrento en su crianza no son nuevas para mí, mientras que su hermano mayor sigue abriendo camino y dándome quebraderos de cabeza que no me espero. Sin embargo hay algo  que Arturo y yo vamos descubriendo de la mano y que nunca viví con mi mayor, la lactancia materna. Por razones diversas y desagradables, no pude dar de mamar al mayor y a punto estuve de ni intentarlo con el pequeño. Pero me convencieron y aquí estoy medio año después, orgullosa de mí misma y cansada. Porque esto de la lactancia materna es muy satisfactorio pero da mucho sueño.

Hay quien habla de niños que con pocos meses ya duermen toda la noche. No han sido los míos. A día de hoy el pequeñajo pide su ración de leche cada tres horas, día y noche. Es más, si durante el día está durmiendo la siesta de paseo o entretenido  y se le alarga la toma por la noche la recupera despertándome cada dos horas o, como hoy, cada hora y media.

Reconozco que hubo un momento hace un mes que intenté quitarle las tomas nocturnas ayudándole a dormir más con un poco de leche artificial antes de meterlo en la cuna, pero el tío me ha salido listo y aunque se tomaba el biberón con gusto al poco lo vomitaba prácticamente entero.

En un par de semanas comenzaremos la alimentación complementaria con los cereales sin gluten y ya veremos como lo voy compaginando con la teta (y con estudiar, que empiezo la uni de nuevo), porque pese a ser el segundo para mí todo esto es nuevo.

PD: en los dos días que he tardado en terminar esta entrada porque mis queridos hijos no me dejan un segundo he coincidido con una de esas madres que me dejan asombrada. Una madre que ha dado teta a su hijo hasta los cuatro años. Y me asombra no por el hecho de seguir con la lactancia en sí, sino porque no puedo ni imaginarme lo que habrán tenido que escuchar ambos, madre e hijo. Opinar es fácil y gratis, y en esto de la maternidad parece que todo el mundo tiene algo que decir. Cuánta paciencia. De momento voy a ver hasta donde llegamos el peque y yo, pero me alegra ver que las locas como nosotras, las que colechamos, las que nos informamos acerca de la lactancia leyendo libros, foros y blogs, no estamos solo en internet y que cada vez hay más madres que hacen oídos sordos a las críticas sin fundamento.

Malas costumbres

¡Ayy la de veces que me he tenido que morder la lengua en estos dos años de maternidad! Porque hay gente, te conozca mucho poco o nada, que te ve con un bebé en brazos y debe pensar “pobre, seguro que no sabe que hacer, voy a enseñarle a criar y educar a sus hijos”. Y es cierto, cuando te ponen a esa cosita llorona y rosadita en brazos no tienes ni puñetera idea de cómo vais a sobrevivir todos en casa, pero poco a poco, día a día, la cosa marcha. Se agradecen los consejos sobre todo si se han pedido, pero hay veces, muchas veces, que una se queda con las ganas de soltar cuatro frescas y quedarse tan ancha.

colecho

No hay madre primeriza en el mundo a la que no le hayan dicho alguna vez eso de que los bebés se acostumbran a los brazos si los coges mucho. Vaya, sí que son listos. Tantas veces me lo dijeron, porque lo he llevado en brazos todo lo que he querido y más, que al final me cabreaba y les preguntaba si ellas dejaban a sus hijos en el suelo cuando lloraban. No ¿verdad? Pues eso. Hoy en día mi hijo es cariñoso pero hace meses, muchos meses, que dejamos guardada en el garaje la silla de paseo, porque le gusta caminar. No va en brazos, qué raro.

Recuerdo que la primera vez que le explique al papi que eso de dormir con el peque en nuestra cama estaba ‘de moda’ y que se llamaba colecho me miró como si le acabara de insultar en japonés. No fue premeditado sino fruto de las circunstancias, de una lactancia que no funcionaba y un niño con el síndrome de la ‘cuna con pinchos’. Y muchísimo sueño. Todos dormíamos juntos y, sobre todo, felices. La semana pasada cumplió dos años y hasta hace un par de meses no tenía ni cama propia. Total no la iba a usar, así tenía mas sitio para jugar en su habitación. Sin embargo son ya tres las noches que duerme del tirón en su nueva cama de mayor. Sin llantos, sin peleas, sólo le acompañamos para que se quede dormido tranquilo y nada más. Si se despierta y viene a mi cama como ha asado varias veces pues estupendo. A su ritmo se irá adaptando a la nueva rutina. Negra me ponía cada vez que alguien me preguntaba donde dormía y al responderle la verdad me ponían caras o me soltaban el consabido ‘ya verás para sacarlo de tu cama’.

A mi hijo mayor y ahora al pequeño los estamos mal acostumbrando a muchas cosas: a que estamos ahí cuando nos necesitan, a que nunca se sientan solos, a abrazarlos y darles millones de besos, a despertarnos todos juntos en la misma cama. Somos así de inconscientes. Pero oye, felices a rabiar, eso también.

 

El embarazo no es como en las películas

Sé lo que me vais a decir, que es una etapa maravillosa, que hay que disfrutar del milagro de notar cómo crece una vida en tu interior…. Y sí, no os lo discuto, pero sed sinceras ¿es así TODOS los días a TODAS horas? Pues no. El día a día es otro cantar.

El sueño se apodera de ti, al menos los primeros meses. La mayoría de las embarazadas que conozco coinciden en que el primer trimestre las invadía un sopor y un cansacio infinitos. Yo era terminar de comer y quedarme dormida casi de pie, no podía evitarlo. Ahora… las pocas veces que intente dormirme una pequeña siesta fui atacada por un bicho de año y medio al grito de ¡mamáaaaaa, mamáaaaaaaa!

Los olores, la comida y las náuseas. Soy como un sabueso. Puedo reconocer un olor desde lejísimos y aunque ninguno me provoca un malestar muy grande, sí que me incomoda en olor a tabaco, por ejemplo. Las náuseas me acompañaron en mi primer embarazo durante tres meses, cada mañana. En éste me he librado, apenas un par de semanas. Pero sé de quien las ha sufrido todo el embarazo y no son esa escena típica de embarazada agachada junto al wáter, que sale del baño tan tranquila y hala, a seguir con su vida.

La barriga es tan bonita como incómoda. Llega un punto, en este embarazo me ha llegado mucho antes, en el que la panza dificulta la rutina diaria. No puedo cargar con la compra, me cansa abrocharme las botas, subir escaleras… obviamente no puedo dormir boca abajo (y no sé dormir de otra forma) y la cosa no mejorará en los meses que me quedan. Como decía una amiga, el mejor momento es cuando la barriga llega a los sitios antes que tú, y vas chocando con ella por todas partes.

En el tercer trimestre empiezas a caminar como un pato, es muy posible que se te hinchen los tobillos hasta que tus pies te parezcan más los de un hipopótamo, te pica la barriga, vas al baño cada diez minutos… y no sé si quiero hablar de la ropa premamá porque me enciendo. Las modelos premamá son modelos de la talla 36 a las que les plantan una barriga de pega ¿y se supone que las embarazadas reales son así? Pues no, no lo somos. Nuestro cuerpo cambia por completo, y si partimos de que el 90% somos muy distintas ya antes de embarazarnos a esas modelos tan altas y monas, cuando se nos ensanchan las caderas, los muslos, hasta la cara…. Al final salimos de las tiendas premamá con un cabreo curioso.

¿Estoy asustando a las futuras mamis o a las que estáis recién embarazadas? Pues no os preocupéis, porque todo esto tiene un precioso final y merece la pena. La aventura de verdad viene después. 

Horarios

No soy una persona organizada. En casa ninguno lo somos, así que era complicado que le inculcásemos al pequeñajo el más mínimo sentido del orden y lo que significa una rutina. Desde que nació y hasta el día de hoy, se duerme la siesta (y por la noche) cuando le da la gana. Para comer sí que solemos hacerlo a la misma hora, pero no es algo inamovible y, por supuesto, su madre es un desastre en lo que a seguir una dieta equilibrada se refiere. Nunca recuerdo si ha comido pollo dos veces esta semana, o cuántos platos de lentejas de la abuela se ha zampado.

Sin embargo y pese al desastre de familia en el que le está tocando criarse, el peque ha creado él solito unos horarios que cumple casi a rajatabla. Por las mañanas se despierta alrededor de las 9 salvo casos excepcionales como que esté malito. Absolutamente todas las mañanas se baja de la cama, me coge de la mano y me lleva a la cocina, y en cuanto ve su biberón preparado se va al salón y se sienta en su sitio del sofá a desayunar. A media mañana toca siesta, siempre sobre las 12:30. A las dos ya está pidiendo la comida.

Por la tarde los abuelos vienen a llevarlo al parque casi todos los días a la misma hora (cuándo termina El secreto de Puente Viejo jajaja) y en cuánto regresan ya sabe que toca baño. Mientras lo seco ya está pidiendo la cena. Y entre las 10:30 y las 11, previo biberón de leche calentita, se queda frito.

Incluso es rutinario para hacer caca. Los cambios de pañal ineludibles son después de desayunar y después de comer. Y eso si estamos en casa, que si está fuera se le cambian los horarios y ya ni tiene hambre ni hace caca ni duerme ni nada.

Es un bicho de rutinas, está claro. Pero a mí a veces me asaltan las dudas y pienso si no sería más normal que tuviera su hora de siesta después de comer, cómo la mayoría de niños a los que sus padres dejan en la cama y se duermen. No concibo cómo haría eso con el peque, la verdad. Quizá lo estemos haciendo mal pero tiendo a pensar que uno, sea pequeño  o grande, duerme si tiene sueño y se despierta cuando ya no lo tiene (salvo que tengas que irte a trabajar), por eso no alcanzo a entender qué beneficio tendría entonces acostarle a dormir cuándo nosotros consideremos adecuado o despertarle de la siesta porque ya ha dormido mucho. Estoy abierta a vuestras opiniones/aclaraciones/explicaciones.

¿Vuestros hijos también tienen sus propios horarios? Anda, contadme.