Embarazo, Familia, Parto

Empieza la cuenta atrás

patucos

La suerte está echada. Si Arturo no se decide a salir a lo largo de esta semana, el viernes le  facilitaremos el trabajo. Así que, como muy tarde, el día 9 seremos uno más en la familia y claro, esto hay que asumirlo. Lo primero porque cuando tienes una fecha, y más si es cercana, la cosa es mucho más real, más inminente. Porque no es como la FPP que rara vez se cumple, ésta es sí o sí. Ayyyyy madre….

No quiero entrar en debates acerca de los muchos inconvenientes del parto inducido, es algo que al igual que cuando hablé de que no iba a volver a dar el pecho ya está decidido en firme. Mis circunstancias y experiencias me han llevado a este punto y es lo que hay, estoy bien informada y entiendo que no todo el mundo comparte mi postura. Pero es la mía. Y me van a llover las críticas, lo sé.

No os negaré que estoy nerviosa, un parto es un parto y nada me asegura que llegue realmente al viernes dado que llevo más de una semana ‘sujetando’ con medicación a esta criaturilla que tiene ganas de sobra de venir al mundo, pero a la vez me tranquiliza el saber que si llego al hospital el día 9 podré disfrutar de un parto muy muy muy diferente del que sufrí (sí, sufrí) con Joaquín.

Tengo miedo, el miedo lógico y normal ante el cambio al que nos enfrentamos, pero sobre todo Papá Oso y yo tenemos ilusión y unas ganas inmensas de verle la carita y comprobar si se parece a su hermano.

Besos y abrazos

PD: también tengo una orden de reposo del médico y gracias a eso estoy consiguiendo programar alguna entrada para esta semana, que me da a mí que a partir de ahora esto de sentarme tranquila a escribir va a estar más que difícil…

Embarazo, Salud

El peso en el embarazo

peso

Si hay un tema tabú para una embarazada es el del peso. Sabemos que tenemos que engordar, es obvio y sería preocupante si no lo hiciéramos, pero aun así a ninguna nos gusta demasiado el momento en el que la matrona o el ginecólogo nos pide que subamos a la báscula.

¿De verdad es tan sumamente importante coger más o menos kilos mientras estamos embarazadas? Sin ponerme en los extremos de engordar más de 20 kilos o apenas cinco o seis, creo que se le da demasiada relevancia al tema del peso. O mejor dicho, se le da una relevancia mal aplicada. Me explico, no creo (pese a no tener estudios médicos) que sea lo mismo engordar diez kilos para alguien que pese 50 que para una mujer que empiece el embarazo con 80. De la misma forma que se tiene en cuenta, en general, la altura, la constitución física y la edad para determinar el famoso IMC, ¿porqué luego todas debemos engordar lo mismo cuando estamos embarazadas?

En mi primer embarazo engordé un total de 12 kilos, sin embargo hasta el último mes podía ponerme mis vaqueros habituales sin problema. Ni el culo ni las piernas me engordaron, todo estaba en la barriga y en el pecho. Yo pensaba que eso era aceptable porque si mi el resto de mi cuerpo no había cambiado es que tampoco debía hacer engordado de más. De nuevo hablo sin conocimiento, pero imagino que si me sobrasen realmente kilos se habrían repartido más allá de mi panza ¿o me equivoco? La cuestión es que, en palabras textuales de mi matrona de entonces, debía “ir cerrando un poco la boquita, que te estás pasando”. Vamos, como si me pasase en día engullendo cual loba. Ni que decir tiene que me sentó como una patada el comentario y que, además, no le hice ningún caso.

Ni el el anterior embarazo ni en este me apetece comer dulce. Prefiero mil veces más un plato de jamón o unas lentejas a un donut y similares. No tengo además ansia por comer, ni los famosos antojos. Que sí, que a veces me zampo un paquete de patatas (de los pequeños, que conste) pero leche, ¡es que estoy embarazada!

Hoy, en la revisión con mi actual matrona, semana 25 de embarazo, he vuelto a escuchar otro comentario más o menos igual de agradable “has cogido peso muy rápido, no deberías pasarte de los 12 kilos así que ten cuidado.” En total he cogido casi 7. Sí, estoy mas gorda, pero de nuevo es todo barriga, una panza inmensa o al menos así la veo yo. Lo curioso es que desde hace más de un mes estoy comiendo mejor de lo habitual ya que Papá Oso está a dieta y yo me niego a hacer tres comidas diferentes para cada uno, así que sin quedarme con hambre como más o menos lo que él.

¿Mi conclusión? El embarazo es otra etapa en la vida de una mujer en la que creo que se debe actuar siguiendo las mismas normas que el resto de nuestra vida, lo que en la alimentación supone no pasarse con los dulces ni con los fritos, comer fruta y verdura y mover el culete del sofá. Cada una sabemos cuándo nos estamos pasando, no necesitamos una báscula para eso, y tampoco creo que necesitemos a alguien que, en una época en la que nos cambia tanto el cuerpo y nos vemos tan diferentes, además venga a decirnos que estamos gordas de más.

PD: hay montones de calculadoras en internet que te dicen cuánto peso más o menos debes coger según la semana de embarazo en la que estés, por si tenéis curiosidad.

PD: se admiten y agradecen opiniones de expertas en el tema, porque esto no es más que mi opinión y quizá (muy probablemente) esté equivocada.

¡Besos y abrazos!

Embarazo, Salud

El seguimiento del embarazo: la cartilla de embarazada

Desde que la matrona te hace entrega de este librito en la primera visita del embarazo se convierte en un documento que te acompaña a todas partes, como el móvil o las llaves de casa. O al menos así debe ser, aunque confieso que a mí se me olvida a menudo y que, cuando me puse de parto, tuve que buscarla porque no la tenía localizada del todo.

Se trata de una cartilla en la que aparecen todos los datos de la embarazada así cómo de todas las visitas de seguimiento que se le van haciendo, cómo las visitas a la matrona o las ecografía. Imagino que será diferente en cada CCAA, así que os muestro la mía para que podáis ir viendo de qué hablo.

2013-11-07 14.00.24            2013-11-07 14.00.55

En esa primera visita la matrona os pedirá algunos datos como antecedentes familiares de enfermedades o si os han operado de algo, y apuntará también los datos de los análisis de sangre que ya os habrán hecho previamente en dónde pondrá si tenéis diabetes o anemia, y si habéis pasado la dichosa toxoplasmosis o la rubeola . Además en mi comunidad en este embarazo me dijeron que también están ‘obligados’ (tuve que firmar una autorización) a realizar las pruebas de VIH.

Apuntarán el día de vuestra última regla (en adelante FUR) y calcularán la fecha probable de parto (FPP). Os medirán, pesarán y tomarán la tensión. Esto es algo que hacen en todas las revisiones, tanto con la matrona como para ecografías. Si no estáis tomando nada os recetarán ácido fólico (y puede que yodo también) y ya os darán cita para la eco de las 12 semanas y para la siguiente visita, normalmente un mes después de la eco.

En la cartilla quedan reflejadas todas las mediciones importantes que se realizan en las ecografías, los resultados de los  análisis como el Triple Screening, y si sois de grupo sanguíneo negativo os apuntarán que debéis poneros una vacuna alrededor de las 28 semanas. Da igual si el papi también es negativo, a mí me la pusieron de todos modos ‘por si acaso’.

Se supone que también se anotan los resultados de los monitores, aunque no lo sé porque mi peque se adelantó y no llegamos a verlos.

En la sanidad privada no hay cartilla de embarazo, pero en mi caso mi ginecólogo me da un informe tras cada visita que yo voy guardando en una carpeta para tenerlo todo junto el día del parto.

Blog, Embarazo, Salud

Empezando de cero

Cuando arranqué con este proyecto mi peque ya tenía casi tres meses de vida. Fue a raíz de su nacimiento, de encontrarme tantas veces buscando como loca por blogs experiencias que me dijesen qué tenía que hacer o si lo estaba haciendo bien, que decidí aportar yo también mi granito de arena para las que fuesen llegando detrás.

Sin embargo no tuve la oportunidad de contar nada de la etapa del embarazo, ni del parto, ni de los primeros meses en casa. Y me hacía mucha ilusión, para qué negarlo. Ahora, esperando al hermanito, quiero trasladar aquí absolutamente todo lo que crea que pueda ser útil para una futura mamá, sea primeriza o no. Algunas cosas serán parecidas a cómo fueron con mi peque, otras seguro que no. Sea como sea, lo sabréis. Si a alguien le sirve de algo, bienvenido sea.

A día de hoy, de apenas 5 semanas, poco tengo que contar. De momento los “trámites” médicos son como la primera vez. Como ya me había hecho la prueba de embarazo en casa, el médico se limitó a pedirme análisis de sangre y orina y a darme cita con la matrona, que será quien vea los resultados y me rellene la cartilla de embarazo, esa en la que luego te van haciendo el seguimiento durante el embarazo.

En cuanto a molestias sólo tengo mucho sueño, más cansancio del habitual y algo de miedo, la verdad. Con un par de semanas más tuve un pequeño desprendimiento de placenta en el anterior embarazo y ahora voy con pies de plomo, temiendo cualquier esfuerzo, cualquier pequeño dolorcillo o cualquier manchita al ir al baño. De momento todo va bien, pero la intranquilidad no me la quito.  Y más teniendo en cuenta que sigo teniendo que cargar con el peque en brazos, cambiarlo, dormirlo, etc etc.

¿Hay alguna embarazada más por aquí? ¿Cómo lo lleváis?