Sé la madre que sabes ser

Me encantan estos ratitos de tranquilidad, aunque sea viendo la tele

Parece sencillo, pero a menudo no lo es tanto. Cuando eres madre pasas por momentos de culpa (esa eterna compañera de la maternidad) en los que nadie lo hace peor que tu, y por momentos de grandeza, en los que las demás se equivocan en su comportamiento y eres tu quien tiene toda la razón. Ninguno de los dos son ciertos al cien por cien. No hay modelos de madre (ni de mujer) equivocados. No hay madres mejores o peores. Toda hacemos lo que podemos con nuestra mejor intención, todas queremos a nuestros hijos por encima de cualquier cosa. Quizá muchas veces estamos equivocadas y deberíamos saber aceptar un consejo siempre que sea con intención de ayudar y no de criticar. La maternidad no es una competición por ver quien duerme menos o quien come más.

El esfuerzo, la paciencia, la constancia… son cualidades que varían de unas personas a otras. Quizás a mí me resulte más sencillo estar noches sin dormir y tu seas capaz de no gritarles en todo el día, cosa que yo aún no he conseguido.

Yo tengo mi opinión sobre lo que considero mejor o peor a la hora de educar y criar a un niño, pero la aplico en mi casa y en mi vida, y me esfuerzo en no hacerlo en la de los demás. Opinar y caer en la crítica es fácil, pero cada vez nos alejamos más de esa tribu que permitía criar en sociedad, entre todos, porque si alguien reñía a un niño lo hacía con buena intención, no para darse la vuelta y hablar mal de como lo están educando en su casa.

Desde mi punto de vista sólo hay una cosa que todas debemos compartir, y es la responsabilidad. Porque nosotras hemos decidido traer a nuestros hijos a este mundo cada día más loco y es nuestro deber enseñarles el camino para que crezcan siendo las personas que queremos que sean. Elige cómo quieres hacer las cosas, puede que nos equivoquemos (mucho) pero aprendemos y seguimos adelante. En esto de criar somos maestras y alumnas, a veces los niños nos enseñan más que nosotras a ellos, pero eso para mí es la mejor parte porque significa que lo estoy haciendo bien, que me hacen estar orgullosa.

Sabemos hacerlo, sólo que a veces nos falta creer en nosotras.

 

 

Anuncios

La educación avanza, el uso de los libros de texto no

libros-de-texto

Aunque en algunas comunidades autónomas los libros de texto de Primaria son gratuitos, en la Región de Murcia no es así. A finales de febrero leía yo muy feliz que por fin habían llegado nuestros políticos a un acuerdo que nos beneficiase a los ciudadanos y que en sus presupuestos incluían la gratuidad de los libros a partir del año que viene. Ay, qué ingenua soy.

El año que viene comienza mi mayor la Educación primaria, pero sus libros me van a costar rondando los 350 euros ( y no son caros, eso encima). Y no hay ni gratuidad ni ayudas que vayan a evitarlo. Porque menos de un mes después de ese anuncio que tan bien les hacía quedar a los políticos de turno, ahora añaden un asterisco y señalan que se comenzará con los cursos de cuarto y quinto, porque en primero y segundo hay que escribir en los libros.

Oigan ustedes, no soy yo muy mayor y en mis libros no se escribía. Teníamos cuadernos de clase e incluso fotocopias. Y los libros nos valían de un año a otro, se pasaban entre hermanos, vecinos, primos… Si había algo escrito, se borraba. Claro, que así la editorial no podía vendernos el cuadernillo de trabajo junto con el libro de texto, eso sí.

No voy a entrar en si los libros son necesarios, ni en las ventajas de la enseñanza por proyectos, ni siquiera en cuanto me cabrea molesta que las ayudas siendo familia numerosa choquen con unos límites de renta que me río yo. A mí lo que me hace sentarme a escribir esto es la sensación de que aquí a nadie le importa la educación de nuestros niños, sólo importan los votos. Y seguir en el poder, a costa de lo que sea. En este caso, de nuestro sistema educativo, el pobrecito ya bastante maltrecho por unos y otros.

La educación, al igual que la sanidad, se ha convertido en una pelota que lanzarse unos a otros para acusarse de lo mal que se ha hecho todo, pero sin solucionar nada. Y mientras ratios más altas, fracaso escolar, bulling.

No sé si cambiarán las cosas de aquí a principios de curso, pero de momento lo que sí sé es que difícilmente puede una familia pensar en tener más hijos si cada septiembre se encuentra con semejante panorama.

Besos y abrazos

 

PD: para que os hagáis una idea, dentro de dos años mis hijos estarán todos en la escuela. Dos en primaria y uno en infantil me supondrá tal y como están las cosas hoy un gasto en libros de texto de aproximadamente 700 euros o incluso más. Aparte material.