Compras

Sello de calidad Madresfera: nueva generación Dodot

Si algo estoy haciendo con mi peque es probar productos nuevos. Se suele decir que cada niño es un mundo y vaya si es verdad, porque a este señorito no le vale nada de lo que les valía a sus hermanos, véase el carro, la leche, los chupetes… y ahora vamos a por los pañales. Obviamente no podía dejar pasar la oportunidad que me ofrecía Madresfera de probar la nueva generación de pañales de Dodot.

Desde la marca me enviaron un paquete de la talla de mi peque y un paquete grande de toallitas que todavía me dura.

Voy a ser completamente sincera en mi opinión, que al final creo que es lo importante de estas cosas.

Lo bueno:

De las toallitas:

  • Me encanta el olor y tienen el punto justo de humedad para ser agradables sin ser pringosas como otras. Para mí son un 10.

De los pañales:

  • Son finos y suaves por lo que resultan muy cómodos.
  • El elástico de la pierna no deja salir nada y tampoco se clava, y eso que mi fuera tiene unos buenos muslos 😉
  • Neutralizan el olor del pipí incluso cuando es fuerte como cuando están con la dentición.
  • No se quedan ‘colgones’.

Lo malo:

  • Al menos en mi caso no hemos alcanzado las 12 horas seco. Quizá sea porque al seguir con lactancia materna y varias tomas de noche hace más pipí del habitual pero han sido varias las noches que lo he tenido que cambiar de madrugada porque estaba mojado.

 

¿Mi conclusión? Les doy un 7. 

 

Al igual que con los Activity, que son los que usaba con el mayor, son los mejores con diferencia para el día porque resultan muy cómodos para los peques a la hora de moverse y se hinchan menos que otros, lo que de nuevo redunda en la comodidad del niño. Sin embargo para la noche no me han resultado tan eficaces, quizá por esa misma característica al ser tan finos me falta absorción estando acostado.

 

 

 

Compras

Renovándonos II: el carro

Guille ha venido con montones de cambios y cosas nuevas, y una de ellas ha sido el carro. Embarazada de mi mayor mis padres me regalaron el típico trío, un Jané Muum comodísimo y que ha aguantado dos niños. Pero no dejaba de ser un carro pesado y grande, y pensando en tener que llevar un bebé en el capazo y dos peques más alrededor me parecía que no era el adecuado. Reconozco que desde el principio me había quedado con las ganas de tener un Bugaboo pero en su día nos resultaba demasiado caro, y ahora era la ocasión perfecta.

dsc00801Guillermo ha traído debajo del brazo un Bugaboo Bee que me encanta!!! Vaya por delante que esto no es un post patrocinado sino mi opinión libre, ha sido un verdadero descubrimiento. Es ligero, fácil de manejar, cómodo… y sobre todo muy práctico. Antes de lanzarme investigué un poco acerca de cómo llevar a un recién nacido en este tipo de silla y al final me lancé a la compra de un saco nido (que no capazo) que me pareció perfecto para el uso que le damos y que, llegado el momento, voy a cambiar por un saco normal de silla de paseo. Eso sí, en vista de los precios de estas cosas, lo compré de segunda mano a través de una conocida aplicación de móvil.

dsc00174Como digo para mí lo principal ha sido que no pesa nada, que se pliega muy fácil y que me permite llevar lo mismo al peque que al mayor. Me explico, con apenas un mes de vida volviendo de noche de la feria el peque empezó a llorar y Papá Oso lo llevó un buen tramo en brazos. En vista de que íbamos paseando la silla vacía, quité el saco, lo guardé debajo y voilá! el mayor, que se quejaba de que estaba cansado, ocupó el sitio libre en la silla nueva. Eso, con un trío normal con su capazo rígido e inmenso hubiera sido imposible.

Así que si teníais dudas por el tema del saco blandito ya os digo que se sujeta sin problema, que el peque se duerme muy a gusto (poco, porque los míos no son de dormir en general) y que sí, es caro, pero ojalá lo hubiera tenido desde el primero porque me hubiera ahorrado entre otras la silla plegable.

Y además aunque no es importante se puede elegir la capota y el saco del color que queramos y yo voy súper feliz con mi silla amarillo pollo, que se nos ve desde lejos XD

sin-titulo

Compras, Crianza

Renovándonos I: cambio de coche

1f536c38c04e2592b9534dde2c073d5c¿Dicen que los niños vienen con un pan debajo del brazo? Pues a mí el tercero me ha venido con un lote bien completo. Lo primero con lo que se encuentra cualquier familia que se lanza a la aventura de tener el tercer hijo (insensatos!) es que tres sillas de retención ni caben en prácticamente ningún coche. Así que a menos que ya tuvieras un monovolumen o similar, toca cambio.

Después de muchas, muchas, muchísimas vueltas en todos los concesionarios habidos y por haber nos hemos decantado por un Peugeot 5008 con 7 plazas para llevarnos a los abuelos de vez en cuando 😉

Caben las tres sillas con sus correspondientes isofix sin dejarte los nudillos para abrocharlas y en el maletero me cabe el carro sin plegar!! No podemos estar más contentos con el cambio, que por otro lado era inevitable. Sobre todo lo más importante es que aprovechando el cambio de coche hemos cambiado nuestras sillas, que en su día elegimos sin mucho criterio, y me he informado muy mucho para elegir las más adecuadas a su edad y a todo lo que dicen los últimos estudios acerca de que los peques se sienten a contramarcha. De verdad os digo que si tenéis la oportunidad de comprar un sistema de retención tengáis en cuenta que para tener un accidente no hace falta estar continuamente viajando, que simplemente de camino al colegio a 50km/h con un frenazo el daño puede ser muy grave para una columna tan delicada como la de un bebé. No hace mucho salimos del garaje con el mayor sin abrochar camino del cole (iba peleón y dejamos lo de atar el cinturón para cuando saliésemos a la calle) y junto en la puerta se nos cruzó otro coche que no vimos y , del frenazo, resbaló en el asiente y dio con la cara en el respaldo del asiento de delante y le sangró la nariz. Nada grave, un golpe tontísimo. Pero es que no iríamos ni a 20km. Y es el mayor.

Lo dicho, el peque ha venido con coche nuevo y sillas nuevas y mucho más seguras para todos los hermanos. Cuanto me alegro del cambio, de verdad.

El próximo día os cuento el nuevo carro y otras cosillas que también me he lanzado a comprar con Guillermo y que tenía que haber comprado antes.

Os dejo varios links donde yo busqué y comparé sillas:

http://acontramarcha.com/

http://nordicbaby.es/pages/seguridad-vial

PD: y de extra una tienda que tiene unas pegatinas para el coche personalizables que me encantan y que caerán en breve 😉

https://www.originalpeople.es/

 

 

 

 

Crianza

Música para tu bebé con Nestlé y Spotify 

Dicen que la música amansa a las fieras… o por lo menos cuando se trata de niños los divierte un rato. En Nestle Bebé de niños saben un poco y en Spotify también saben algo de música, así que la combinación tenía que resultar un éxito. ¿Queréis una lista de canciones según la edad de vuestro bebé y el momento del día? Pues sólo tenéis que pinchar aquí. Así de fácil.

En mi casa la hora musical es en el momento del baño pero no me he podido resistir y el peque también ha tenido su momento, esta vez con algo más tranquilo.

Os prometo que unos segundos antes estaba dormido escuchando la playlist para la siesta, pero creo que tiene un sensor anti -fotos

Pero es que eso no es todo. Si os fijáis bien en la foto ¿qué os parece ese mini altavoz con forma de seta? ¡Me encanta! Pues también sortean uno aquí. Funciona con bluetooth y además de ser monísimo (¿he dicho ya que me encanta?) y de servir como altavoz para la música, también funciona como manos libres para el móvil. Aunque aquí de momento lo que canta en bucle son las canciones de las BSO de Disney.

Veeenga, que hacer la playlist es muy fácil y un poco de música nunca viene mal. Let it go, let it gooooo……

Alimentación

¿Merendamos? Probamos la Crema de Cacao Hero SuperNanos

IMG_20160617_171245Hay marcas con las que sabes que no te equivocas. En mi casa desde que tengo niños una de esas marcas fetiches ha sido Hero. Mis dos fieras han sido fieles consumidores (y engullidores) de sus potitos y de las bolsitas de fruta para la merienda. Por eso la idea de probar la crema de cacao SuperNanos que nos ofrecían desde el Sello de Calidad Madresfera sabía que iba a ser un acierto seguro. Reconozco que me encanta apuntarme a probar productos nuevos y que no suelo tener la suerte de que me elijan para hacerlo pero mira por dónde ésta vez el paquete de Hero llegó a mi casa justo para la merienda.

Para dar una opinión lo más fiel posible la hemos probado todos, yo incluida, y eso que soy de las que cuando me gusta algo de una marca concreta no suelo probar ninguna más. Y sí, ya nos la hemos zampado enterita.

Nuestra puntuación del 1 al 5 es:

Sabor: 5

Es menos dulzona que otras y para mí eso es un punto a favor porque está realmente buena.

Textura: 5

La dejamos en la despensa y no se derritió, se quedó suave y fácil de untar.

Aroma: 5

¿A quien no le gusta como huele el chocolate? 😉

Composición: 5

A mí como madre lo que más me ha gustado ha sido sin duda la composición, con la mitad de azúcar y menos grasas saturadas que las marcas líderes del mercado. Está claro que no es algo que, aunque sea más sano que el resto, sea bueno para que los peques lo coman a diario. Pero al final, si van a comer chocolate, que sea lo más sano posible ¿no?

Calificación final: 5

Repetiremos, aunque sea sólo para las meriendas de los fines de semana.

PD: yo estando embarazada tengo la excusa de los antojos ¿verdad?

Alimentación, Compras, Crianza, Familia, Lactancia, Pareja

¡Cuántas cosas necesita un bebé! Cap.7 y último: papá y mamá

Supongamos que ya lo tenéis todo. Habéis sido previsores y habéis hecho una buena lista de nacimiento o tenéis la tarjeta de crédito temblando del susto. En su nueva habitación le esperan su cuna y/o minicuna con sus sabanitas nuevas, el cochecito y un buen montón de ropita y juguetitos. El papi ya ha colocado la silla en el coche para cuando os recoja del hospital y, si sois de los muy previsores, guardáis para cuando las necesitéis la hamaquita y la trona. Por supuesto en el baño está su bañera. Y a punto en su bolsa todo lo necesario para salir pitando al hospital.

NO sé si os habrán servido de algo mis recomendaciones. Pues ahí va otra. Lo más importante, lo único que va a necesitar de verdad vuestro hijo cuando nazca sois VOSOTROS. A su familia.familia dibujo

Que sí, que no me he vuelto loca.

Nosotros somos unos padres jóvenes respecto a las parejas que conocemos o que hay a nuestro alrededor, y más de una vez hemos escuchado lo complicado que es lanzarse a casarse o tener hijos por todo lo que necesitan. Y yo nunca me canso de decirles que no, que no necesitan prácticamente nada. Otra cosa es que queramos comprar cosas que nos faciliten la vida. Pero no son necesarias.

Si no tenemos sitio para una minicuna podemos probar el colecho. Y lo mismo con la cuna, que lo de dormir todos juntos dura tanto como quieran los durmientes.

En mi ciudad no está muy a la orden del día, pero si vivís en un sitio grande habréis visto a muchas madres porteando a sus bebés. Hay muchas opciones, desde mochilas a foulares, que si os convencen harán que dejéis aparcado el cochecito en casa. Un gasto menos.

No voy a entrar a defender los beneficios de la lactancia materna, pero el económico es innegable. Madre mía que caros son los botes de fórmula.

La bañera es imprescindible ¿o no? Hay bañeras pequeñas e incluso plegables (como ésta) que se colocan dentro de nuestra bañera de casa. No son tan cómodas pero oye, que el baño del bebé tampoco dura dos horas, si hay que estar arrodillada quince minutos no es insoportable.

¿Y conocéis los pañales de tela?

No me lancéis a los leones, que no digo que tener hijos sea gratis. Hay que ser coherente y saber que por ejemplo la lactancia puede salir mal y necesitaremos ir a la farmacia, que habrá que pagar vacunas, cremas… y un largo etc. Formar una familia es una responsabilidad enorme. Pero no por lo que cuesta, sino por lo que supone. Lo que de verdad necesita un bebé es cariño, besos, cuidados, más besos y los brazos calentitos de papá y mamá. No dormirán mejor en ninguna cuna, no los arrullará mejor ningún cacharro con pilas, ni como se dice por aquí estarán en ningún lugar más a gusto que en brazos.

Tengo la sensación de que a veces, sin querer, dejamos que las cosas se ocupen de nuestros pequeños. de dormirlos, de entretenerlos. Para eso estamos sus padres, sus padrinos, sus abuelo. Su familia.

Compras, Costura, Crianza, Decoración, DIY

La moda de las cajas

Vía Handbox
Vía Handbox
Vía Tollabox
Vía Tollabox

Esto de las modas es así, a alguien se le ocurre una idea que resulta ser un éxito y de pronto parece que lo ves por todas partes. Y muy bien que me parece, que conste, que en los tiempos que corren hay que tener iniciativa y ser muy valiente para lanzarse a ser empresario. No sé en este caso de quien fue la idea, es como eso del huevo y la gallina, pero de un tiempo a esta parte han proliferado las empresas dedicadas a las suscripciones a cajas llenas de todo tipo de objetos. Funcionan más o menos todas igual: te apuntas ya sea un mes, dos tres o los que quieras y ellos te envían puntualmente una cajita que contiene una variedad de productos que se ajustan a tus preferencias. Os presento algunas.

Nonabox.

De las más famosas, o quizá es que por los lares que yo me muevo es la más solicitada. Entregan mensualmente una preciosa  caja llenetita de productos para el bebé. Y alguno para las mamás cae de vez en cuando. Tu les dices si estás embarazada o la edad del churumbel hasta tres años y ellos elijen los artículos, todos de marcas reconocidas y de buena calidad.

Tollabox

Para peques más mayorcitos, a partir de tres años y hasta los diez. No hay niño en el mundo al que no le guste descubrir juegos nuevos, todos son creativos e imaginativos por naturaleza, y en esto se basan estas cajas. Cada una llega a tu casa con los materiales e instrucciones para ‘crear’ tres juegos diferentes de forma totalmente artesanal.

Guapabox

Es obvio ¿verdad? Pues eso, cajas con productos para cuidarse y lucir un poco, que siempre da gusto verse guapa. Los productos se adecuan a cada suscriptor gracias a un formulario en el que especificas tu tipo de piel, de pelo, tus gustos… y ellos te envían cinco productos en talla viaje para que realces tu belleza, además de trucos y consejos.

Textilbox y Handbox

Los peques de la casa no son los únicos creativos ni con ganas de inventar cosas nuevas ¿verdad que no? Pues para nosotras están pensadas estas dos cajas. La primera va destinada a aquellas personas a las que les pica el gusanillo de la costura pero no se terminan de lanzar. Pues ellos te proponen una idea y te facilitan el tutorial y los materiales, así que no tienes excusa. Con la segunda no sólo tienes en casa un proyecto DIY del tipo que prefieras (desde trapillo a carvado de sellos, por ejemplo) sino que podrás entrar en una comunidad de auténticos artistas en el mundo de las manualidades para compartir tus obras y descubrir qué han hecho los demás.

Y cómo no puedo hablar de primera mano de ellas aquí tenéis opiniones de todo tipo:

Sobre Nonabox: Mamá puede y Planeando ser padres

Handbox: Mamis y bebés

Tollabox: Valencia Peque Universo

Guapabox: Luccalba

Textilbox: Mi primera máquina de coser

Hay muuuuchas más cajas, de casi todo lo que se os ocurra, así que si recibís alguna en casa y queréis contárnoslo ¡adelante!

Besos y abrazos

Edito para añadir por si hubiera dudas que esta entrada no está patrocinada por ninguna de las marcas que menciono, es fruto de mi curiosidad y nada más. 

Compras, Miércoles mudo

Miércoles Mudo – Ultimando detalles. ¡Te esperamos!

DSC_1119

 

 

Miércoles Mudo” es un carnaval de blogs o blog hop iniciado por Maybelline de Naturalmente Mamá y participar es muy fácil, solo debes publicar los miércoles una foto (s) sin escribir nada para explicarla (s) (de ahí viene lo mudo). Luego no olvides enlazar en el linky que está debajo y dejar un comentario en cada uno de los blogs que decidas visitar. Para conocer como nació el Miércoles mudo y sus reglas, puedes hacer click aquí.

¡Feliz Miércoles!

Compras, Embarazo, Parto, Postparto

¡Cuántas cosas necesita un bebé! Cap.5: la canastilla del recién nacido 2/2

¡Qué cabeza la mía! Se me había olvidado cerrar esta entrada (si es que soy un desastre), menos mal que me he dado cuenta justo a tiempo, porque me pilláis liada lavando y preparando mini cosas, así que es el mejor momento para escribir esto. En la primera parte os comenté lo que yo considero necesario en la canastilla para el bebé, en mi caso para un parto en hospital privado. Pero nosotras también necesitaremos cosas. Vamos al lío.

La documentación, que parece una cosa obvia pero con las prisas y las contracciones es más que probable que se nos olvide algo. Lo imprescindible es el DNI, pero lo mejor sería llevar en una carpetita todo el historial de revisiones con nuestro ginecólogo, las pruebas, los análisis… por si acaso. En mi caso, como también llevo control por la SS, llevaré la cartilla de embarazada metida en la carpeta. Si el peque nace en la misma ciudad dónde vais a inscribirlo bastará con los papeles que os den en el mismo hospital, pero si lo vais a inscribir en un registro diferente tenéis que especificarlo a la hora de pedir los papeles.

No son necesarios, pero los cachivaches electrónicos como móviles, cargadores etc vienen muy bien para hacer las primeras fotos del retoño, enviar los primeros whatsapps  y para que las mamis no nos aburramos por las mañanas mientras se llevan al peque a bañar y nos dejan a nosotras solas en la habitación esperando al médico. Si además es cesárea y vais a estar varios días no es mala idea un ebook o tablet. Ya digo que falta no hacen, pero ayudan. Igualmente sé que a muchas parturientas les ha venido de perlas enchufarse su música en el mp3 durante las contracciones para hacerlas más llevaderas.

A los hospitales privados tenemos que llevar camisones, bata y zapatillas. La bata y las zapatillas son a gusto de la usuaria, pero los camisones dependerá de si vais a dar el pecho o no. Yo añado a esa lista un buen sujetador con el que estéis cómodas, que no es momento de apreturas, discos de lactancia, braguitas desechables y compresas de posparto, que se piden así en la farmacia y aunque las veáis enormes e incómodas luego veréis que son muy útiles. No, no valen las compresas normales, o al menos yo no las recomendaría.

El tema del neceser es de nuevo algo muy personal, pero por si os ayuda os digo qué lleva el mío, espero no dejarme nada. Recuerdo que nada más despertarme al día siguiente del parto estaba deseando poder ducharme. Y que me molestaba tener el pelo constantemente en la cara. Así que champú, gel, desodorante y gomas para el pelo. Y una toalla de baño. Hay quien recomienda para que sequen bien los puntos de la episotomía echarse aire no muy caliente con el secador tras la ducha, para que no se queden húmedos ni nos hagamos daño con la toalla. Hay quien dice que no. Yo lo hice en casa, no sé si sirvió o no, pero mal no me hizo, así que quizá esta vez me lleve el secador al hospital. Según seáis de presumidas y las visitas que esperéis, nunca viene mal darle un poco de color a la cara, aunque sólo sean unos polvitos y un cacao para los labios.

Sólo me queda la ropa para salir del hospital, que puede ser  la misma con la entréis  u otra. En mi caso fue otra distinta, porque esa mañana con las contracciones no andaba yo para pensar en qué ponerme y me planté el vestido más cómodo, ancho (y feo) que tenía. No era cosa de salir con mi pequeñajo tan requeteguapo y su mami hecha un adefesio. Eso sí, la barriga no desaparece por completo, así que lo que llevéis que se ancho y cómodo.

¿Se me olvida algo?

Besos y abrazos

PD: después de buscar mucho mucho mucho he encontrado bata, zapatillas y camisones sin puntillas ni cosas raras en ZaraHome y en WomanSecret, que además tiene cosas de premamá, aunque no muchas.

PD2: ¡se me olvidaba! Si os pasa como a mí y os lleváis de regalo un buen puñado de puntos por la episotomía, viene de lujo un flotador para sentarse sin ver las estrellas, sobre todo en los comodísimos sillones del hospital. Puede ser uno de ortopedia o un flotador de los chinos normal y corriente.

Compras, Crianza

Cinco cosas que no volvería a comprar

¡Casi se me olvida! Si es que no tengo la cabeza en mi sitio, debe ser cosa de las hormonas del embarazo… Hace varias semanas que Walewska de Mamis y bebés propuso a todas las que quisiéramos hacer una entrada sobre los imprescindibles y las cosas inútiles que en su día compramos como madres primerizas. Yo ya publiqué mis imprescindibles para el primer año del bebé y los imprescindibles para el embarazo, así que me quedaba publicar hoy las cinco cosas realmente inútiles en las que me gasté el dinero pensando que las acabaría usando.

1. Termómetro de frente/oído. termometro frente

Ni una sóla vez conseguí que se dejase tomar la temperatura con éste cacharro, y por supuesto nunca me dió la temperatura correcta. Dónde estén los de toda la vida debajo del brazo que se quiten los inventos.

2. Vigilabebés. vigilabebes

A menos que tu casa sea un palacio y que tu bebé duerma en el ala oeste lejos de las habitaciones del servicio, puedes estar tranquila que lo escucharás llorar por las noches sin el menos problema. Si además colechas como nosotros pues es obvio que no lo quieres para nada.

3. Alfombra de juegos. alfombra juegos

A los bebés no les gusta estar bocabajo cuando aún no saben gatear o darse la vuelta, se agobian, y cuando saben desplazarse suelen preferir ir a investigar por su cuenta. ¿Resultado? Tengo tres y no ha usado ninguna. Siempre le han gustado más los secretos que escondían los cajones del salón.

4. Cojín antivuelco. cojin antivuelco

Por suerte lo anulé a tiempo de la lista de nacimiento y nadie llegó a gastarse el dinero en él, porque al menos el mío no sabía darse la vuelta hasta que tuvo edad para no correr peligro si lo hacía. De nuevo con el colecho hubiera sido inútil del todo.

5. Tacatá (andador). tacata

Sí, lo ponía dentro y parecía gustarle… dos o tres minutos. Si a eso le sumamos que no son nada recomendables para el desarrollo del bebé ya esta todo dicho.

La verdad es que como la mayoría de las cosas o me las prestaron o me las fui comprando según las necesitaba, no caí en demasiados errores. Y me ha costado encontrar o recordar cinco para escribir esta entrada ¡lo prometo! De echo veo muy problable que a lo largo del día se me encienda la bombillita que tengo fundida en el cerebro y tenga que editarlo.

¡Besos y abrazos!