La educación avanza, el uso de los libros de texto no

libros-de-texto

Aunque en algunas comunidades autónomas los libros de texto de Primaria son gratuitos, en la Región de Murcia no es así. A finales de febrero leía yo muy feliz que por fin habían llegado nuestros políticos a un acuerdo que nos beneficiase a los ciudadanos y que en sus presupuestos incluían la gratuidad de los libros a partir del año que viene. Ay, qué ingenua soy.

El año que viene comienza mi mayor la Educación primaria, pero sus libros me van a costar rondando los 350 euros ( y no son caros, eso encima). Y no hay ni gratuidad ni ayudas que vayan a evitarlo. Porque menos de un mes después de ese anuncio que tan bien les hacía quedar a los políticos de turno, ahora añaden un asterisco y señalan que se comenzará con los cursos de cuarto y quinto, porque en primero y segundo hay que escribir en los libros.

Oigan ustedes, no soy yo muy mayor y en mis libros no se escribía. Teníamos cuadernos de clase e incluso fotocopias. Y los libros nos valían de un año a otro, se pasaban entre hermanos, vecinos, primos… Si había algo escrito, se borraba. Claro, que así la editorial no podía vendernos el cuadernillo de trabajo junto con el libro de texto, eso sí.

No voy a entrar en si los libros son necesarios, ni en las ventajas de la enseñanza por proyectos, ni siquiera en cuanto me cabrea molesta que las ayudas siendo familia numerosa choquen con unos límites de renta que me río yo. A mí lo que me hace sentarme a escribir esto es la sensación de que aquí a nadie le importa la educación de nuestros niños, sólo importan los votos. Y seguir en el poder, a costa de lo que sea. En este caso, de nuestro sistema educativo, el pobrecito ya bastante maltrecho por unos y otros.

La educación, al igual que la sanidad, se ha convertido en una pelota que lanzarse unos a otros para acusarse de lo mal que se ha hecho todo, pero sin solucionar nada. Y mientras ratios más altas, fracaso escolar, bulling.

No sé si cambiarán las cosas de aquí a principios de curso, pero de momento lo que sí sé es que difícilmente puede una familia pensar en tener más hijos si cada septiembre se encuentra con semejante panorama.

Besos y abrazos

 

PD: para que os hagáis una idea, dentro de dos años mis hijos estarán todos en la escuela. Dos en primaria y uno en infantil me supondrá tal y como están las cosas hoy un gasto en libros de texto de aproximadamente 700 euros o incluso más. Aparte material.

 

 

Anuncios

¿El inglés en el colegio no sirve para nada?

Pues sí, sí que sirve.

Mis hijos van a colegio bilingüe en el que, cuando lleguen a Primaria, darán en inglés las asignaturas de Science y Art además de la propia de segunda lengua. Además como he tenido la grandísima suerte de hacer las prácticas de la carrera en ese colegio sé que el nivel de los profesores es altísimo, al igual que su implicación para que los alumnos aprendan el idioma de una forma lo más natural posible. Por eso cuando leo que hay quien cree que los colegios bilingües son un error me da cierta rabia.

bilingue

Hace tiempo leí en varios medios que el nivel de los alumnos de bilingüe es menor que el del resto en esas asignaturas que dan en inglés. Hombre, es una verdad a medias pero también es en parte lógico si lo pensamos con tranquilidad. Pero es que lo que olvidamos es que, si bien el nivel puede ser ligeramente más bajo en sus conocimientos de ciencias naturales, a cambio poseen un vocabulario y unas destrezas en inglés que les permiten salir del colegio con un nivel B1, algo que a muchos adultos les cuesta mucho lograr acudiendo a una academia. ¿Saben menos en determinadas asignaturas? Aparte de que la diferencia no es significativa, hablamos de alumnos de Primaria, aún les quedan varios años de vida estudiantil. Equipararán el nivel conforme su aprendizaje del nuevo idioma también avance.

Y luego están los padres/madres (y niños) que opinan que para qué van a necesitar saber inglés, que no sirve de nada si viven en España. Lo que no saben con certeza es si siempre vivirán aquí, qué trabajo tendrán, que querrán estudiar. En muchas ocasiones saber hablar en otro idioma les abrirá puertas y les facilitará oportunidades. Aparte queda el tema de la cultura, que parece que si lo que aprendes no tiene una utilizad inmediata (para trabajar y ganar dinero) ya no sirve para nada. Pues si nos ponemos así nada de extraescolares deportivas, ni de música… El enriquecimiento cultural siempre siempre siempre es positivo, al menos así lo pienso y lo veo yo.

Para mí es una de los puntos a favor que tuve muy en cuenta cuando elegí el colegio y tengo muy claro que en lo que de mí depende mis hijos aprenderán al menos un idioma más. Es más, si me seguís en Instagram habréis visto que en casa las películas se ven en versión original y los críos están acostumbrados. ¿Que no se enteran? No es cierto, quizá se pierdan algún chiste pero entienden y siguen la trama porque al menos los míos la mitad del tiempo están viendo la película y la otra mitad están  hablando, de pie, moviéndose… cualquier cosa menos atentos. Si la pusiera en español tampoco se enterarían de gran parte de lo que se dice porque no la estarían escuchando. Es algo personal, nosotros queremos hacerlo así y nos funciona.

¿Significa eso dejar de lado nuestro idioma? Es otra de las cosas que he oído más de una y más de dos veces. Al contrario. Al aprender otro idioma te das cuenta de la importancia de la gramática, de expresarte correctamente, de escribir bien. Y lo haces tanto en el nuevo como en el propio, porque integras esa necesidad. Al final todo se resume en que tener más conocimientos nunca está de más, nunca sobra.

¿Qué opináis vosotr@s?

Besos y abrazos

#YoSoyRefugiada

No puedo mostrar la fotografía del niño muerto en la playa, en parte por conciencia periodística, en parte porque no soporto verla.

No puedo ni quiero mostrar la fotografía del niño muerto en la playa, en parte por conciencia periodística, sobre todo porque se me parte el alma. 

Tenemos un problema y no me refiero a mí ni a mi familia en concreto, sino a la sociedad, a la humanidad. En algún momento, no sé cuando ni porqué, dejamos de considerarnos responsables de nuestros actos y aprendimos/nos enseñaron a delegar todo en otros. Lo que nos ocurre, todo lo que pasa a nuestro alrededor depende en mayor o menor medida de nuestras acciones, y son éstas mismas las que pueden cambiar el rumbo.

Leo que ‘la humanidad naufraga’ en un juego de palabras que se me antoja macabro pese a su certeza. Lo que no leo por ninguna parte es qué estamos haciendo para evitarlo.

Nos creemos a salvo de todo. La guerra está tan lejos, sus motivos nos resultan extraños. Tenemos el pasado de nuestro país muy presente para algunas cosas, sobre todo cuando se trata de usarlo como arma arrojadiza en política, pero se nos torna borroso cuando se trata de acordarnos que aquí también murieron niños en la guerra, y no hace tanto de eso. Que aquí también se pasó hambre, y aún hoy en nuestra sociedad tan avanzada hay niños que sólo tienen una comida al día y, en nuestra irresponsabilidad, nos limitamos a culpar al gobierno y a pedir soluciones al aire.

El niño de la foto podría haber sido nuestro, tuyo o mío. Al gobierno que lo permite lo hemos votado tú y yo. Hay mucho más allá de cifras y acuerdos y si aquí caben más inmigrantes que allí porque hay que mantenerlo etc etc. Son personas. NO querría estar jamás en su situación y que me tratasen como si yo me lo hubiese buscado.

Y sí, antes de que me lluevan los comentarios criticándome por dar mi opinión en mi blog personal, yo ayudo económicamente en la medida que puedo y me siento mal por no ayudar más, por tomarme un café en un bar y no dar ese euro a alguna ONG. Soy así de blanda, qué le voy a hacer, pero creo firmemente que la única oportunidad que tenemos los seres humanos para salvarnos es entender que somos iguales, que sentimos igual.

Ojalá algún día seamos capaces de actuar en consecuencia.