¡Vaya semanita!

No me puedo creer que al fin sea domingo. Llegamos de Toledo el viernes para la cena y el sábado después de comer ya estábamos saliendo camino de la iglesia para una boda, así que esta mañana el peque ha dado tregua y nos ha dejado dormir hasta las diez. No nos podemos quejar. Como contároslo todo sería insufrible, os resumo lo más importante.

Una semana de viaje con un bebé de 11 meses.

Cuando cambias la rutinas diarias y el lugar en el que “vives”, el resto de rutinas también se alteran. Y los niños se alteran que da gusto. El peque algunos días desayunó y otros no, pasó a cenar mucho más tarde y se ha pasado gran parte del día caminando (tengo la espalda rota) y saltando en la cama.Yo aproveché para cambiar la cena de biberón por una cena ‘de verdad’, y ha triunfado, cenaba encantando, con postre incluido.

Por muchas cosas que lleves en la maleta, siempre te sobrarán mil y te faltarán otras mil. Por ejemplo, pañales. El peque se puso malito con diarrea los últimos dos días y nos quedamos sin pañales en el viaje de vuelta, suerte que coincidimos en el restaurante con otro peque de la misma edad y su madre me dio un par de pañales para sobrevivir lo que nos quedaba de camino.  Ya en casa compramos la crema reparadora de Avene para el culito, que lo lleva en carne viva, y probióticos para frenar la diarrea. Y estoy pensando que quizá el próximo paquete de pañales sean Dodot Básicos, ya que son los que nos prestaron y le van muy bien. Os contaré si los pruebo de nuevo.

Para elegir hotel cuando vas con un bebé hay que mirar detalles que antes no tenías en cuenta. La mayoría tienen minibar, práctico para guardar sus potitos, etc, pero no hay casi ninguno con microondas, y no sé porqué, ya que sería extremadamente cómodo. En EEUU todas las habitaciones tienen, sería algo que vendría bien empezar a traer. También es más cómodo un baño con bañera que con plato de ducha.  Las dos veces que he ido a un hotel con el peque hemos elegido régimen de alojamiento y desayuno porque nos parece más cómodo desayunar tranquilos, a veces el peque ha bajado incluso en pijama, y salir directamente a pasear sin tener que buscar un lugar dónde tomarnos un café. Si toma biberón te calientan allí la leche, si no, como nosotros en esta ocasión, he aprovechado para que desayunase zumo o galletas del buffet.

El destino es en realidad lo de menos, no creo que haya un sitio mejor que otro. Toledo tiene cientos de cuestas empedradas, lo peor cuando empujas una silla de bebé, y sin embargo no me ha resultado molesto o incómodo en general. Eso sí, no pretendáis recorrer trayectos demasiado largos, hacer jornadas maratonianas o visitas culturales tranquilas. Mejor seleccionar lo que más os interese y tener en cuenta que en cualquier momento podéis tener que cambiar de plan. Lo importante es pasarlo bien en familia.

Si vais a pasar por Toledo estas vacaciones y queréis información, encantada de ayudaros.

¡Abrazos!

Anuncios

Revisión de los 9 meses

2013-04-12 17.11.21

Esta semana hemos tenido la primera revisión de la Seguridad Social sin vacunas, la de los 9 meses. Poca cosa, sólo peso, altura, medición de la cabeza y preguntas sobre cuestiones de psico-motricidad y desarrollo, todo estupendo. Los percentiles, que no me importan mucho pero sobre todo me resultan curiosos, han sido de 50 en peso y altura y de 90 en cráneo  Vamos, cabezón desde que nació, que le vamos a hacer. De nuevo me han recetado unas gotas para las fontanelas, pero resulta que el pediatra privado (bueno, en realidad el del público no es pediatra, es médico de familia que cubre la plaza de pediatría), bueno pues el privado dice que nada de gotas, que ponga al bicho al sol y poco más. No se aclaran.

Digo que me hacen gracia los percentiles porque no sé en qué clase de media se basan, ya que el peque, que está en el 50, a todo el mundo que lo ve le parece un niño grande, alto y que pesa bastante. Y las tallas de ropa dicen lo mismo. Vamos, que no sé cómo serán los niños que estén en el 90…

El resto de la revisión ya digo que normal, se ríe con nosotros, nos reconoce, gatea que da gusto por el pasillo (me paso el día fregando y él siempre lleva el chándal con las rodillas negras), balbucea y más cosas que no recuerdo pero que hace. Y nos dio además los consejos de alimentación para los meses que vienen, que empezamos el pescado y el huevo. Por cierto, nos comentó que era muy importante que le diéramos la yema de huevo a su tiempo, ya que en caso de presentar alergia a éste no podríamos ponerle las vacunas de los 12 meses, cosa que no sabía. Todos los días se aprende algo.

Esta semana empezamos con el pescado, ya os contaré.

PD: en la foto el bicho ayer estrenando un look de primavera, que por aquí ya hace calor.

Otra vez resfriado

Perdón por el parón, pero el peque vuelve a estar resfriado y con fiebre  No salimos de una y nos metemos en otra. Empezó con unos cuantos mocos, nada alarmante, pero la noche del lunes casi nos da un pasmo cuando de madrugada se despertó como si le faltase el aire, respirando con problemas, dando bocanadas y enseguida empezó a llorar desconsolado y muy agitado. A punto estuve de llevármelo corriendo a urgencias, pero se volvió a dormir y a respirar con normalidad. Yo, que soy asmática, me tranquilicé porque sé que si no respiras bien tampoco lo haces dormido. por suerte el médico ha descartado la bronquitis, de hecho dice que tiene el pecho limpio, así que se ha quedado en un resfriado normal, con mocos, tos, fiebre de más de 38 en cuanto me descuido… lo normal.

Por cierto, no sé si será algo especial de mi bicho, pero el Dalsy no le funciona, apenas le baja la fiebre, así que me declaro fan del Apiretal, que es sumamente efectivo y además le da sueño.

Para rematar, Papá Oso está trabajando más horas esta semana y el sábado es el 50 cumpleaños de mi suegra, por lo que me he tenido que encargar de hacer el vídeo homenaje y de acompañar a mi cuñada a elegir el regalo. De paso he comprado ropa para el bicho, mañana os la enseño. Y prometo retomar la rutina de entradas hoy mismo.

PD: ayer nos pesamos el bicho y yo, él va ya por los 10 kilazos y la mami ha bajado a los 59 ¡Yupi!

Noches largas y días cortos

Mi peque egipcio¿A qué está guapo mi bicho vestido de egipcio? XD

Tenía empezada una entrada contando orgullosa que el bicho había dormido toda la noche del tirón en su cuna… pero esta noche ha sido muy diferente. Se ha despertado a las 4 de la madrugada y desde esa hora no ha habido descanso para nadie. Ha estado nervioso, sin llegar a dormirse profundamente en ningún momento hasta ahora mismo. Además desde que despertó no he podido dejarlo solo, no podía soltarlo porque enseguida se removía buscándome y he pasado esas horas cogiéndole las manitas para que descansara un poco más. No sé porqué a veces tiene esa necesidad de contacto personal. Además es sorprendente que no haya dormido apenas ya que ayer no durmió nada en todo el día. Teníamos que vestirlo para salir en la procesión con su abuelo y ni siquiera durmió siesta. Me da por pensar que esa idea de que es bueno cansar a los niños para que duerman en realidad es peor ya que están excesivamente nerviosos y no consiguen descansar. Además yo, firme defensora del colecho, en noches como ésta empiezo a flaquear y ya no sé si habría sido bueno ‘enseñarle’ a dormir solo para que no tenga esa dependencia.

Ummm…. ¿es esto lo que llaman alta demanda? Porque claro, al no dormir siesta está todo el día buscando juego y compañía, y no sabe entretenerse con ningún juguete más de dos minutos, no tarda más en aburrirse y venir gateando a ponerse de pie y buscar juego conmigo, así que las noches se hacen muy largas y los días demasiado cortos para sacar un hueco en el que, además de hacer las cosas que tengo que hacer (planchar, etc), pueda hacer alguna de las cosas que hacía antes de ser madre.

PD: la conjuntivitis se le ha pasado gracias a unas gotas maravillosas, Oftalmowell, ha sido echarle una sola vez y listo, pero los mocos siguen con nosotros y ya llevan aquí casi un mes.

Mocos, conjuntivitis y un diente nuevo

los dos dientes de mi bicho

De todo eso hemos tenido en los dos últimos días. Los mocos llevan semanas con nosotros, cambiamos de medicamento después de que el médico nos dijese que tenía el pecho limpio, que era lo más preocupante, y nada que seguimos igual, con mucosidad verde y espesa sobre todo por la noche, tanto que no puede respirar bien, se pone nervioso y hala, mamá no duerme y el peque menos aún. Lo de la conjuntivitis empezó muy despacio, tanto que no le di importancia y pensé que le lloraban los ojos de no dormir, pero ayer ya tenía legañas amarillentas y muchas, así que ahora además de lavados de nariz con un spray especial para bebés (y el dichoso sacamocos manual por las mañanas) también hacemos lavados en los dos ojos con gasas mojadas en agua hervida templada, cada ojo con una gasa diferente. Parece ser que es habitual que cuando hay infección aguda de las vías respiratorias altas, o sea mucha mucosidad persistente, esa infección se extiende a los ojos y de ahí la conjuntivitis. Por suerte no tiene los ojos rojos ni le escuecen, al menos no le veo tocárselos, así que espero que no le moleste mucho. Y para colmo la segunda pala hizo su aparición a principios de semana pero por extraño que parezca el bicho sigue con los ‘síntomas’ pre-diente, que son décimas de fiebre, muchas babas, mejillas muy rojas… no sé qué será, pero por Dios que el siguiente diente nos deje unas semanas de respiro y de sueño.

Papá Oso tampoco anda muy fino, tiene inflamación de garganta, y yo alergia, así que espero que seamos capaces de sobrevivir a esta semana 🙂

Ahora que lo pienso… ¿podría deberse todo, el resfriado y la conjuntivitis, al hecho de que el peque se bebe media piscina cada vez que vamos? ¿Qué creéis?

PD: la foto se la hizo mi suegro al bicho mientras terminaba de comer