Cosas de casa

Mamá y ama de casa

Nunca he sido demasiado ordenada. Para ser sinceras y como diría mi madre, toda la vida he sido una dejada. Me gusta tener la casa recogida y limpia, pero soy de esas personas que en cuanto entro por la puerta dejo el bolso en el pomo de la puerta, los zapatos en una esquina, el abrigo sobre una silla… y así con todo, de manera que aunque la casa esté impoluta por la mañana, a media tarde parece una leonera y el trabajo es infinito. Lo peor, que mi marido es igual. Así no nos cunde, la verdad, y con el peque todavía es más complicado porque los trastos que inundan el salón se han multiplicado y el tiempo para recoger es mucho menor. Sigue leyendo “Mamá y ama de casa”