Alimentación, Crianza, Salud

Nuevos alimentos: el tomate, la cebolla y las ciruelas

Los tres ya los había probado el peque antes ya que los potitos industriales a veces incluyen tomate o cebolla en su composición, y los de frutas para el estreñimiento llevan ciruela, pero es la primera vez que se los doy en los purés caseros.    El pobre ha amanecido hoy muy muy estreñido, tanto que ha llorado al intentar hacer caca. Creo que ha sido porque anoche probamos unos cereales nuevos en el biberón de la cena y a este crío los cambios en la comida no le van bien. Y resulta que los únicos purés que tenía congelados eran mitad pollo y ternera, así que he tenido que improvisar un poco a última hora con lo que tenía por casa, que a dado la casualidad de que no era mucho. He dudado, porque hay opiniones dispares sobre a qué edad se les debe dar tomate a los bebés, pero cuando he leído que era bueno para el estreñimiento no me lo he pensado dos veces. Así que nada, pollo, patatas, un trocito pequeño de cebolla por si le sabía muy fuerte, un poco de tomate y aceite. Se lo ha zampado enterito tan agusto. Pero por si acaso el tomate era poco hemos rematado con media ciruela de postre.

¿El resultado? Efectivo… pero quizá demasiado. Como tenía reserva guardada se ha salido por los dos lados del pañal.

Conlcusión: el tomate y la ciruela son laxantes y de efecto rápido. Espero que esta noche el biberón no le vuelva a estreñir.

Alimentación, Crianza, Preguntas sin respuesta

Nuevos alimentos: fideos no, aceitunas sí

Source: instagram.com via Cecil on Pinterest

Tengo en la puerta del frigorífico una tabla con los alimentos que debo ir introduciendo en los menús del bicho según pasan los meses. Para los ocho meses se suponía que debía darle pasta sin huevo, fideos o, en mi caso, letras. Primero no entendí muy bien la idea, ya que en los purés no voy a darle fideos y si sólo come purés, porque no veo la posibilidad de darle sopa sin que nos bañemos literalmente en ella, pues no sé. El caso es que lo intenté con una cremita suave de verduras y letras, pero he de decir de en mi caso la pasta se va a tener que esperar, porque al peque no le gusta. No sé si serán los grumos, aunque lo dudo porque en otros casos no le molestan, pero la cuestión es que al final tuve que darle otra cosa así que nada, me temo que la pasta esperará hasta que pueda comer macarrones y llenarse de tomate como todo niño que se precie.

Y por otro lado están las aceitunas, concretamente las sabor manzanilla sin hueso. Cómo estamos de ‘vacaciones’ y hasta esta mañana ha hecho buen tiempo, hemos pasado varios ratitos en alguna terraza con su madrina tomándonos una cerveza al solecito. Y no hay cerveza sin patatas fritas y aceitunas. Las patatas no hay problema, aunque sean fritas le doy un trocito pequeño y encantado, pero nunca había probado las aceitunas, entre otras cosas porque aún no sé si se le pueden dar o no. Me temo que no, por ser encurtidos que llevan vinagre, sal, etc etc, pero al peque ¡le chiflan! Fue meterse un pedazo minúsculo en la boca y empezar a sonreír  a relamerse y a dar golpes en la mesa pidiéndome más. ¡Nos moríamos de la risa! No le dí en total más de una aceituna entera, ya veis que el desastre no ha sido muy exagerado, pero todavía no he logrado encontrar a alguien que me explique con certeza si puedo darle más o no. De momento, como se está nublando, no creo que haya más aperitivos al sol, así que tengo tiempo de investigar.

Crianza, Todo me pasa a mí

Cosas de mi bicho

Al peque le encanta aporrear nuestros portátiles y morder mi ratón. Es vernos que abrimos el ordenador y viene a gatas muerto de la risa. Lo del ratón es peor, porque si lo llena de babas por donde el usb no funciona hasta que se seca, y si lo muerde por los botones con el dientecillo le arranca la pintura. Hoy  ha tenido uno de esos días infinitos en los que Papá Oso y yo creemos morir, no ha dormido siesta y ha estado especialmente activo, no sé porqué, a pesar de que esta mañana hemos tenido piscina. Incluso cuando lo hemos dejado en la cuna a ver el resultado de bajarle el colchón se ha dedicado a hacer pequeños agujeritos en la madera blanca con el diente. A este ritmo no le dura, lo desgastará antes de que le salga el siguiente.

Y ahora me voy, que para sentir que seguimos siendo personas hemos invitado a unos amigos a cenar tranquilos en casa. Lo de tranquilos está por ver, que el bicho se acaba de dormir, pero no creo que dure. ¡Buenas noches y feliz domingo!

Alimentación, Salud

Nuevos alimentos: la piña

¡Buenos días! Y perdón por el parón del fin de semana, pero a veces la mamá 1.0 me reclama más de lo necesario y apenas tengo tiempo de tocar el teclado.

El bicho sigue luchando con el segundo diente y, en esta lucha, de momento la única que va perdiendo en la merienda, que está totalmente abandonada. El viernes Papá Oso tuvo la genial idea de darle al peque un trozo de piña natural, concretamente en tronco del centro, que es muy duro. Si lo sé se lo damos antes ¡le encantó! El sabor dulce y el hecho de que estuviera muy fría y la pudiese masticas con las encías fue determinante, pasó casi media hora dale que te pego a la piña mientras yo recogía la cocina.

Pero luego llegaron las dudas, eternas compañeras de toda madre primeriza: ¿el bicho puede comer piña? No se especifica en ninguno de los papeles de consejos del pediatra, ni que sí ni que no, así que supongo que si no dice expresamente que no, como ocurre por ejemplo con las fresas, será que no es peligroso. Porque digo yo que comer piña es algo bastante común como para que se les haya pasado meterla en la lista.

La cuestión final es que al bicho le gusta y que parece que además le ayuda a tener más ganas de merendar, porque el sábado y ayer sí que se comió la ruta de la tarde.

Aparte de este gran descubrimiento  el bicho sigue con muchos mocos incluso en el pecho y tos por las mañanas, pero como pasa siempre, a estas edades no se les puede dar nada, así que seguimos con el Bisolmed a esperas de que mejore. Por suerte no hay fiebre y él sigue tan feliz y tan bicho como siempre.

¡Feliz lunes!

Compras, Crianza

Champú, pañales, potitos y demás compras infantiles

El bicho desayunando

Si antes de estar embarazada me hubieran dicho que hiciera una lista de marcas de cosas para bebés, sólo hubiera podido decir Dodot, Nenuco, Nestle, Nutribén y poco más. Ni me había planteado que existían chupetes de tantas marcas, o de biberones. Y de potitos y cereales…. Uff.

Pero hoy por hoy no sólo sé que hay decenas de marcas de cada producto, sino que hasta el peque tiene preferencia por unas en concreto. Y a mí, la verdad, también hay unas que me van más que otras. Supongo que como dice un anuncio, hay ciertas cosas que a todos nos gustan de una marca en particular. En mi caso son la mantequilla, la Nocilla o los yogures por ejemplo. Pero voy al lío, que me pierdo.

La mayoría de las cosas de higiene del peque, champú, gel, toallitas y crema para el culito son de Mustela. Me encanta como huele. Sólo nos falta la colonia, pero es manía mía no echarle colonia a un bebé, me gusta su olor natural. Además las toallitas de otras marcas como las Dodot que he probado le han escocido el culete, y lo mismo con otras cremas. Los pañales son un universo paralelo, hay un montón de marcas incluidas las blancas, todos parecen iguales y además los paquetes traen como mínimo 36 unidades, así que no puedes comprar uno para probarlo. Y hasta he intentado pedir uno de muestra a algunas marcas que no han querido mandármelo. Pues nada Huggies, así nunca podré compraros. El tema pañales lo dejo para otra entrada.
Sigue leyendo “Champú, pañales, potitos y demás compras infantiles”