Familia, Viajes

Planes con niños: Valencia

Me encanta Valencia. Junto con Granada es la ciudad que más veces he visitado, en parte porque la zona del Levante no me pilla muy lejos en coche y, sobre todo, porque es una ciudad con mucho para disfrutar, tanto solos como en familia. Es ver los Jardines del Turia y me imagino los domingos con los peques paseando, tomando el sol…

Este fin de semana, aunque en Murcia no ha sido puente, nos hemos cogido el viernes libre y hemos vuelto a visitar dos lugares que son un 10 asegurado si vamos con niños: Oceanografic y Bioparc.

Por suerte para nuestros bolsillos el mayor todavía no paga entrada en ninguno de los dos sitios (los niños pagan a partir de 4 años) así que lo más caro ha sido encontrar habitación para los cuatro. El tema del alojamiento en vacaciones va un poco en gusto: yo prefiero un apartamento porque aún son pequeños y me resulta más sencillo el tema de las cenas. Sin embargo esta vez ha tocado hotel, que tiene la ventaja del desayuno buffet y que en escapadas cortas en las que apenas pisas la habitación puede ser más fácil de encontrar.

En las dos visitas nos encontramos con que había mucha gente (hay muchas comunidades donde sí ha sido puente) pero salvo un par de momentos de agobio, los dos son parques muy amplios en los que no es difícil perderte un poco de la multitud y disfrutar de los animales con más calma.

_DSC0058
Bajo el mar. bajo el mar….

En ninguno de los dos parques se puede entrar con comida de fuera, y en alguna visita anterior eso nos resultó un problema porque si no es temporada alta muchos de los sitios de comida del parque están cerrados. No me gusta comer en estos sitios porque el precio siempre es excesivo y, a veces, la calidad no es ni mucho menos buena, pero esta vez ni el papá ni yo teníamos muchas ganas de andar con el lío de ir con las mochilas y buscar un sitio dónde sentarnos, porque en ninguno hay zonas de picnic lógicamente. Aunque el precio fue más caro que si hubiéramos comido lo mismo fuera del parque, en los dos comimos bastante bien y, sobre todo, a gusto y cómodos.

¿Consejos?

Para Oceanografic: si queréis ver de cerca (y a la sombra) el espectáculo de delfines, id con tiempo. El recinto es muy grande, y al ritmo de los niños y de la multitud si os toca se os puede hacer tarde. Nosotros lo vimos los dos solos en unas cuatro horas y repitiendo visita, mientras que con los peques tardamos 7 horas y muchos tanques los vimos casi de pasada. Tenedlo en cuenta, el ritmo es otro y necesitan juego además de ver y ver peces.

_DSC0301
¡Mira mamá qué altas son!

Para Bioparc: si hace sol os quemáis, llevad crema y gorra. El espectáculo de aves es muy chulo y original, distinto a muchos otros que hemos visto. Y un truco extra, los lemures están más activos a última hora y se pasean a vuestro lado sin miedo, merece la pena ver hasta que hora se puede visitar su hábitat y esperar hasta el final. Igual que antes, a ritmo de niños os puede llevar todo un día disfrutarlo.

Nosotros nos lo hemos pasado muuuuy bien y los peques van a estar mucho tiempo contando todos los animales que han visto muy de cerca, aunque los papis creo que vamos a necesitar dos o tres días más para recuperarnos del cansancio de las vacaciones.

Besos y abrazos.

Viajes

Miniviajes para pasar agosto

Lo prometido es deuda, y aunque con un poco de retraso os traigo el resumen de las dos escapadas de la pasada semana. La primera fue un fin de semana familiar en Caravaca de la Cruz, en un hotel rural muy cercano al pueblo. Dos cosas puedo decir de este viaje, que en Caravaca se come demasiado bien y que las Fuentes del Marqués son un paraje precioso para pasar una agradable mañana (recordé tomarme la pastilla de la alergia justo a tiempo, por suerte). No os digo nada del hotel porque no lo considero recomendable, no tuvimos problemas pero creo que es mejorable.

En su día decidimos no ir a otro destino rural, las Lagunas de Ruidera, ya que el peque aún no andaba sólo y consideramos que el campo era para correr, no para ir en silla. Después de este fin de semana confirmo mis sospechas de entonces, hicimos bien en aplazarlo porque cuando vayamos sé que va a disfrutarlo mucho, corriendo como loco y tropezando y arañándose las rodillas con las tierra 🙂 Además, en el campo no es raro ver algún animalillo, nosotros vimos varias ardillas, y por supuesto le encantaron. Veredicto: el campo es buen lugar para un niño de un año en adelante siempre que ya camine sólo.

La segunda escapada fue mucho más cerca, a la playa, a mi playa favorita y que por cierto es muy cómoda para los niños. De nuevo nos acompañó parte de la familia, las abuelas y la madrina. Poco puedo contaros que no imaginéis de un día de playa con una criatura de un año. Yo, por mi parte, regresé agotada y más roja de lo que debería. Veredicto: la playa siempre siempre siempre es buena idea, sé que hay niños a los que les da asco la arena y eso pero como no es mi caso, mi consejo es perderle el miedo a que coman arena o traguen agua y llevar crema de factor alto, que con un peque se pasa muy poco tiempo sentada tranquilamente bajo la sombrilla.

caravaca1

caravaca2

Para septiembre planeamos una visita a Terra Natura en Benidorm, nos encantan los parques de animales y éste es el que nos queda por ver de los alrededores, acepto consejos y sugerencias,

PD: como no me gusta salir en las fotos y no quiero poner fotos en las que salgan familiares sin su permiso ¡no sé qué fotos poner! Así que esto es lo poco que queda. ¡Lo siento!

PD2: por alguna extraña razón la imagen de la playa no se sube… no entiendo nada :S  Seguiré intentándolo.