El sueño infantil y otros misterios

Si  llegáis aquí esperando que os de la solución para esos millares de despertares nocturnos o que os cuente una fórmula secreta para dormir del tirón (y en su cama a poder ser) estáis en el lugar equivocado. Hoy por hoy sólo os puedo decir eso tan de madre de “el mío también“.

_DSC0117

El mayor con menos de un mes de vida.

De mis tres fieras el mayor es el único que duerme toda la noche. El pequeño con 19 meses sigue en mi cama y sin vistas a salir próximamente. Es verdad que tiene su cuna de colecho DIY pero si acaba durmiendo en ella es fruto de la casualidad, nunca de manera intencionada. Cuando conseguí quitarle las tomas de teta nocturnas empezó a despertarse sólo una o dos veces cada noche. A lo mejor a alguien aún le parece mucho pero después de lo pasado despertarme solo dos veces es un gran logro. 

Pero el mediano…. ayy el mediano. Cuatro años cumple el mes que viene y rara es la noche que no se sube a mi cama a primera hora de la madrugada. Hemos intentado devolverlo a la suya pero al final la noche se convierte en un ir y venir constante por el pasillo al que, sinceramente, no estoy dispuesta. Así que cuando lo escucho por el pasillo me echo a un lado y le dejo sitio. Hasta aquí todo dentro de la normalidad del colecho. Lo malo es que ni él ni yo conseguimos descansar así. Aunque es él quien se viene a la cama no encuentra la postura y no logra dormir a gusto. Y claro, con tanta vuelta al final tampoco me deja dormir a mí. El pobre se levanta cansado, yo de mal humor. Mala combinación a las ocho de la mañana para empezar a preparar las mochilas del cole.

Cuando nació mi mayor y haciendo caso de todo lo que me decían como buena madre primeriza, me pasé las primeras semanas arriba y abajo intentando que mi bebé durmiese en una cuna que parecía tener pinchos en el colchón. Al final me rendí a la evidencia, yo necesitaba descansar y si para ello tenía que tener al bebé en mi cama, pues no había más que hablar. Con el tiempo me di cuenta de que la gran mayoría de gente que te dice que luego no lo vas a poder sacar de tu cama en algún momento han hecho lo mismo que tú, pero no lo admiten. Con dos añitos le preparé su habitación y poco a poco y sin prisas se fue acostumbrando.

El mediano empezó durmiendo con su hermano en la misma cama a petición del mayor, que se quedaba más contento en su cama si estaba acompañado aunque fuese de un bebé de año y medio. Los dos tan felices. Pero claro, el tiempo pasa y aunque son pequeños ya no dormían tan a gusto juntos. No sé si fue el hecho de tener una cama para cada uno o la llegada del pequeño a casa (y a mi cama directamente) pero el segundo volvió atrás, a pedir dormir conmigo.

Y así estamos hoy. El mayor en su litera, el pequeño en mi cama y el mediano que como él mismo dice es un poco mayor y un poco pequeño, intentando encontrar su sitio. Esta noche han dormido los mayores juntos, y nadie se ha despertado de madrugada.

¿Vuestros hijos son de los que duermen toda la noche o de los que os llaman tres mil veces?

 

Besos y abrazos

 

Anuncios

Fomentando la lectura desde niños

10001354_10151980435388321_30080686_n

Cualquier momento es bueno para leer lo primero que encuentra 😉

Tenía una deuda pendiente con esta entrada porque siempre que me propongo escribirla se queda en un borrador tanto tiempo que cuando vuelvo a leerla ya no me gusta y ¡vuelta a empezar! Pero creo que ahora,  coincidiendo con el comienzo del cole, es el momento perfecto para hablar de libros y de cómo hacer que los peques lean (y les guste).
Vamos a empezar por el principio ¿conocéis Boolino y sus Boolino Book Box?

En su página podemos encontrar miles de libros para niños de 0 a 12 años, con reseñas tanto profesionales como de padres y madres. Para amantes de los libros como yo es una mina, no me canso de descubrir nuevas lecturas.

Hace algunos meses me suscribí a su box durante tres meses y por diversas razones, la principal que soy un desastre, nunca hice la entrada sobre nuestra experiencia.

Os resumo un poco de qué va la Boolino Book Box para quienes no la conozcáis. Boolino nos da la opción de adquirir una sola caja o suscribirnos por tres, seis o doce envíos, consiguiendo así un descuento en cada una de ellas. Nosotros elegimos el libro que más nos gusta de los ofrecidos para la edad de nuestra fierecilla y a primeros de mes la tenemos en casa. En cada caja (preciosas por cierto) encontramos el libro, una guía de lectura y de realización de las actividades y tres sobres con tres manualidades relacionadas con el libro y todos los materiales necesarios para realizarla. En el caso de fieras pequeñas como el mío tendremos que hacer las manualidades con ellos.

¿Por qué me encanta? Porque los libros están perfectamente elegidos para la edad de los niños, con temas que les son cercanos y con los que se identifican. Porque las actividades son en su mayoría accesibles para ellos y muy divertidas. Porque al trabajar sobre el libro no nos limitamos a leer sino que nos introducimos en la historia.

¿Otra ventaja? Además del precio, que es menor que si compramos el libro por nuestra cuenta en cualquier otra parte, comprobado, es que no tenemos que llevarnos las cajas en meses consecutivos. Cada mes Boolino propone una serie de libros y si no nos gusta ninguno podemos pausar la entrega hasta el mes siguiente.

En mi caso un mes nos coincidió con los reyes y entre tanto juguete nuevo no había hueco para sentarnos a trabajar las manualidades, así que pausamos el siguiente para disfrutar de las actividades con calma.

Gracias a Boolino mi mayor tiene en su biblioteca unos libros maravillosos:

Los libros 'de cabecera'.

Los libros ‘de cabecera’.

¡Mamá, quiero dormir en tu cama!

¡Un hipopótamo en la bañera!

El elefantito curioso. 

¡Vamos a ver a los abuelos! (éste fue un regalo tras ver su caja, que estaba agotada)

PD: esta entrada no está patrocinada, sólo se trata de dar a conocer algo que me gusta. Como consecuencia de mi buena experiencia con ellos formo parte de Boolino Friends, desde dónde me ofrecen la posibilidad de leer algunos de sus libros recomendados y reseñarlos. A la derecha podéis encontrar el enlace, aunque aún no he encontrado ninguno adecuado a la edad y gustos de mi fiera, pero llegará.