Renovándonos II: el carro

Guille ha venido con montones de cambios y cosas nuevas, y una de ellas ha sido el carro. Embarazada de mi mayor mis padres me regalaron el típico trío, un Jané Muum comodísimo y que ha aguantado dos niños. Pero no dejaba de ser un carro pesado y grande, y pensando en tener que llevar un bebé en el capazo y dos peques más alrededor me parecía que no era el adecuado. Reconozco que desde el principio me había quedado con las ganas de tener un Bugaboo pero en su día nos resultaba demasiado caro, y ahora era la ocasión perfecta.

dsc00801Guillermo ha traído debajo del brazo un Bugaboo Bee que me encanta!!! Vaya por delante que esto no es un post patrocinado sino mi opinión libre, ha sido un verdadero descubrimiento. Es ligero, fácil de manejar, cómodo… y sobre todo muy práctico. Antes de lanzarme investigué un poco acerca de cómo llevar a un recién nacido en este tipo de silla y al final me lancé a la compra de un saco nido (que no capazo) que me pareció perfecto para el uso que le damos y que, llegado el momento, voy a cambiar por un saco normal de silla de paseo. Eso sí, en vista de los precios de estas cosas, lo compré de segunda mano a través de una conocida aplicación de móvil.

dsc00174Como digo para mí lo principal ha sido que no pesa nada, que se pliega muy fácil y que me permite llevar lo mismo al peque que al mayor. Me explico, con apenas un mes de vida volviendo de noche de la feria el peque empezó a llorar y Papá Oso lo llevó un buen tramo en brazos. En vista de que íbamos paseando la silla vacía, quité el saco, lo guardé debajo y voilá! el mayor, que se quejaba de que estaba cansado, ocupó el sitio libre en la silla nueva. Eso, con un trío normal con su capazo rígido e inmenso hubiera sido imposible.

Así que si teníais dudas por el tema del saco blandito ya os digo que se sujeta sin problema, que el peque se duerme muy a gusto (poco, porque los míos no son de dormir en general) y que sí, es caro, pero ojalá lo hubiera tenido desde el primero porque me hubiera ahorrado entre otras la silla plegable.

Y además aunque no es importante se puede elegir la capota y el saco del color que queramos y yo voy súper feliz con mi silla amarillo pollo, que se nos ve desde lejos XD

sin-titulo

¡Cuántas cosas necesita un bebé! Cap.7 y último: papá y mamá

Supongamos que ya lo tenéis todo. Habéis sido previsores y habéis hecho una buena lista de nacimiento o tenéis la tarjeta de crédito temblando del susto. En su nueva habitación le esperan su cuna y/o minicuna con sus sabanitas nuevas, el cochecito y un buen montón de ropita y juguetitos. El papi ya ha colocado la silla en el coche para cuando os recoja del hospital y, si sois de los muy previsores, guardáis para cuando las necesitéis la hamaquita y la trona. Por supuesto en el baño está su bañera. Y a punto en su bolsa todo lo necesario para salir pitando al hospital.

NO sé si os habrán servido de algo mis recomendaciones. Pues ahí va otra. Lo más importante, lo único que va a necesitar de verdad vuestro hijo cuando nazca sois VOSOTROS. A su familia.familia dibujo

Que sí, que no me he vuelto loca.

Nosotros somos unos padres jóvenes respecto a las parejas que conocemos o que hay a nuestro alrededor, y más de una vez hemos escuchado lo complicado que es lanzarse a casarse o tener hijos por todo lo que necesitan. Y yo nunca me canso de decirles que no, que no necesitan prácticamente nada. Otra cosa es que queramos comprar cosas que nos faciliten la vida. Pero no son necesarias.

Si no tenemos sitio para una minicuna podemos probar el colecho. Y lo mismo con la cuna, que lo de dormir todos juntos dura tanto como quieran los durmientes.

En mi ciudad no está muy a la orden del día, pero si vivís en un sitio grande habréis visto a muchas madres porteando a sus bebés. Hay muchas opciones, desde mochilas a foulares, que si os convencen harán que dejéis aparcado el cochecito en casa. Un gasto menos.

No voy a entrar a defender los beneficios de la lactancia materna, pero el económico es innegable. Madre mía que caros son los botes de fórmula.

La bañera es imprescindible ¿o no? Hay bañeras pequeñas e incluso plegables (como ésta) que se colocan dentro de nuestra bañera de casa. No son tan cómodas pero oye, que el baño del bebé tampoco dura dos horas, si hay que estar arrodillada quince minutos no es insoportable.

¿Y conocéis los pañales de tela?

No me lancéis a los leones, que no digo que tener hijos sea gratis. Hay que ser coherente y saber que por ejemplo la lactancia puede salir mal y necesitaremos ir a la farmacia, que habrá que pagar vacunas, cremas… y un largo etc. Formar una familia es una responsabilidad enorme. Pero no por lo que cuesta, sino por lo que supone. Lo que de verdad necesita un bebé es cariño, besos, cuidados, más besos y los brazos calentitos de papá y mamá. No dormirán mejor en ninguna cuna, no los arrullará mejor ningún cacharro con pilas, ni como se dice por aquí estarán en ningún lugar más a gusto que en brazos.

Tengo la sensación de que a veces, sin querer, dejamos que las cosas se ocupen de nuestros pequeños. de dormirlos, de entretenerlos. Para eso estamos sus padres, sus padrinos, sus abuelo. Su familia.

¡Cuántas cosas necesita un bebé! Cap.5: la canastilla del recién nacido 1/2

Al menos un mes antes de la fecha de parto es deseable que los futuros padres tengan preparada una bolsa con las cosas necesarias para llevar al hospital y, además, que tengan en casa otra serie de cosas que les serán imprescindibles a su regreso. A esas cosas, a las que necesitaremos cuando lleguemos de vuelta a casa, son a las que me voy a referir hoy.

Porque si dais a luz en un hospital público pocas cosas necesitáis llevar (aquí os dejo mi lista) y, si vais a un hospital privado como será mi caso esta vez, se tratará simplemente de meter gran parte de estas cosas tan necesarias en la bolsa y listo.

Lo primero y más imprescindible de todo, los pañales de recién nacido. Para gustos hay colores, pero en mi caso opté y optaré de nuevo por los Dodot Sensitive para recién nacidos (hay dos tallas según el peso). Me fueron bien con el peque, aunque reconozco que en cuanto creció nos fallaban mucho y cambié de marca. Pero para las primeras veces prefiero ir sobre seguro a unos pañales que no producen alergias, son blanditos y absorben bien.

Te la regalen o te la compres tu, lo habitual es que tengas preparada en casa una cesta con los productos de higiene básicos, dónde además de los pañales necesitarás: crema para el culete, jabón para el baño, crema hidratante, colonia (a mí personalmente no me gusta), una esponja natural, cepillito para el pelo y tijeritas para las uñas. Además de todo esto, que os durará meses, para el cuidado del ombligo viene bien tener gasas estériles y alcohol de 70º. Bueno, y una toalla grande y suave.

Nosotros elegimos los productos de Mustela y añadimos un champú especial para la costra láctea que nos resultó muy útil, pero de nuevo es cuestión de gustos. Si bien es cierto que recomiendo fervientemente su crema para el cambio de pañal, la sigo usando y para mí es la única que no falla. *En casos excepcionales como diarreas en los que el culete se pone mucho más rojo y dolorido, la mejor para mí es Avene Cicalfate.

Superado el primer baño en casa (aquí tenéis mi recomendación sobre bañeritas) toca vestir al pequeñín. Sea la época del año que sea hacen falta bodies cruzados y pijamas cómodos, la cantidad es al gusto pero al menos tres o cuatro bodies vendrán bien. Mi peque nació en julio y en casa llevaba body de manga corta al principio, ya en agosto de tirantes. Y ahora, que espero al repeque para mayo, ando buscando bodies de manga larga al menos para las primeras semanas, que aquí en cuanto entra el calor lo hace con fuerza.

Para salir a la calle, ademas del capazo con sus sábanas correspondientes (y mantita y colcha según el mes), ropa de nuevo cómoda tanto para el peque como para vosotros, que un recién nacido no es fácil de vestir así de primeras, y hay que cambiarle el pañal a menudo. Nada de zapatitos, sólo patucos o calcetines. Y si hace frío, gorro y manoplas, que los bebés pierden mucho calor por la cabeza. Aquí mi recomendación sobre cochecitos de bebé.

Y eso es todo, que ya me ha quedado un post más bien largo. En breve la segunda parte.

Muchos besos y abrazos!!

¡Qué bien me conocen los Reyes Magos!

¡Qué bien me conocen los Reyes Magos!

PD: Edito para enseñaros la bolsa taaaaan chula que me llevaré al hospital con todas las cositas de mi repeque ¿a que mola? 🙂 🙂

Compras de “segunda edad”

Como ya os dije estábamos buscando una silla de paseo para cambiar ya la del conjunto Muum, que es más aparatosa y el bicho ya es lo bastante ‘grande’ para el cambio. Bueno, pues después de ver varias de muchas marcas, al final hemos optado por una poco conocida pero que cumple con todo lo que queremos. La elegida ha sido el modelo Ferrara de Coto Baby, marca que se vende a través de Infaneto. Ya veis, no muy conocida. La duda era entre ésta y la Chicco, y ésta nos ha convencido más por parecernos más robusta, con un manejo más fácil sobre todo de las ruedas delanteras e incluso nos ha gustado más la estética, quizá menos como todas las sillas de paseo. ¿Qué os parece?

productos_537_1188_g

Además ya metidos en faena hemos tenido que comprar varios artilugios para evitar que el bicho abra todo cajón que se le ponga por delante, ya el otro día compré los protectores para los enchufes, y hoy han caído éstos cierres de seguridad de Olmitos.

REF 7827 CIERRES MULTIUSOS 17,5 CM PRODUCTO

Y ya de paso he descubierto una marca de ropa que me ha gustado bastante y de la que he comprado este conjunto para el cumple de su primo,que aunque queda tiempo nunca está de más tener algo pensado en la reserva.

3581s13_bk

Cosas de mayor

Con sus nueve meses el peque ya está pasando de ser un bebé a ser un niño (jejeje), y hay cosas que los papis tenemos que ir cambiando para adaptarlas a su crecimiento.

Llevo meses buscando y mirando sillas de paseo tipo paraguas de segunda edad, pero me da pena guardar tan pronto el Muum, que todavía nos vale. Es más aparatoso para guardarlo, pesa más y el peque no va todo lo erguido que quiere, pero me da taaanto reparo que le voy dando largas.

En cuanto empiece el calor tengo muy claro que sacaré del trastero el asiento para la bañera grande y dejaré de usar la del cambiador, sobre todo porque ya se pone de rodillas, intenta darse la vuelta… vamos un lío. Pero parece que aún está más a gusto en esa dónde le cubre un poco el agua calentita, así que esperaré a que venga el calor y de cabeza a la ducha, aunque eso suponga renunciar a la comodidad de la altura y dejarnos los riñones en cada baño.

Ya os comenté que tenía vistos los cierres de seguridad para los cajones del salón, pero como es habitual en mi familia, aún no los hemos comprado. Y, aunque el peque no anda, ya alcanza a tirar los libros de la estantería e incluso la Xbox de Papá Oso. También estoy pensando en poner una alfombra en el salón de cara al verano, que vamos más descalzos y el peque se pasará el tiempo sentado en el suelo sin las capas y capas de ropa que lleva ahora. Es una duda.

¿Algún consejo?

¡Cuántas cosas necesita un bebé! Cap.1: el cochecito

Jané Muum
La cara de tonta que se te queda la primera vez que, con tu tripita ya asomando, vas a una tienda de bebés a ver qué necesitas. Y las dependientas te miran con un gesto como diciendo “pobre, no sabe la que le espera” mientras sacan catálogos y más catálogos del millón y medio de accesorios que tu bicho necesitará nada más nacer.

Una de las primeras compras importantes suele ser el cochecito, a menudo un tres piezas, véase capazo, silla y maxi-cosi (la silla del coche, para entendernos). Papá Oso y yo, que somos muy dados a buscar y rebuscar todo por internet, y comparar, y ver opiniones… vamos, a volvernos locos para la cosa más nimia, perdimos más de una tarde con el tema del dichoso cochecito. Al final el elegido fue el Jané Muum. Y llegado este punto, tengo que manifestar mi  incredulidad ante la cantidad de gente que tiene un Bugaboo, con lo caro que es y lo que se parece al mio, que vale bastante menos. Supongo que tendrá sus cosas, sus ventajas, pero ¡joer! ya tienen que ser muchas y muy grandes para compensar el sobrecoste. Quizá sea más bonito, pero la verdad, por mi experiencia, para lo poco que dura… no sé no sé.

Bueno, para quien aún anda en la búsqueda, diré lo que nosotros valoramos antes y lo que creemos importante casi 8 meses después.
Sigue leyendo