La luz de la información

Como sabéis quienes me seguís en muy pocas ocasiones he escrito una entrada que se saliese de los temas sobre los que gira mi blog. Pero hay casos excepcionales, ocasiones y hechos que claman al cielo y en los que mi vocación de periodista me impide quedarme callada.

Vivimos en un país amordazado. Un país en dónde quienes tienen la información prefieren quedársela para sí en lugar de hacerla pública, en dónde los encargados de informar están en muchos casos a merced de intereses privados que les impiden realizar la principal función de su trabajo, la de dar a los ciudadanos todos los datos que necesitan. Y nosotros, los de a pie, nos quedamos tan tranquilos con las migajas que nos ofrecen, creyendo que lo que sabemos es todo lo que hay.

La información es poder, quizá uno de los poderes más grandes que existen. Porque quien controla la información tiene la capacidad de infundir miedo, de mover a las masas. Y de concienciar. De aportar conocimientos que mejoren las vidas de los demás. Pero por desgracia estos últimos fines no son los más comunes.

Vivimos en la llamada era digital, en una época en la que una gran parte de la población tiene acceso a Internet y en apenas unos minutos puede buscar la información que necesita. Puede enterarse de cosas que no conocería de otro modo, y puede compartirlas con el resto del mundo. Lo primero que hizo mi marido al conocerse el tema del ébola en España fue buscar cuales son los síntomas y las formas de contagio. Y se tranquilizó. ¿Cuántos de vosotros habéis hecho lo mismo? Pero es complicado estar tranquilo cuando te bombardean con señales de alarma. Aún estoy esperando que alguien con el deber de hacerlo me diga cuales son las situaciones peligrosas que evitar, los síntomas de debo controlar, las cosas que son y las que no son ciertas.

Estoy cansada de los expertos en la materia no sean los primeros a los que se les consulte, no sean quienes dirijan o al menos coordinen las acciones. Me crispa la forma de actuar en la que se acude a toda prisa para cortar por lo sano el problema, a ver si así no se difunde demasiado. Lo mismo da si es la mejor forma de solucionarlo, lo importante es que prime el silencio. Me entristece que la información tenga que pasar el filtro de lo ‘políticamente correcto’.

Tengo derecho a conocer TODA la información. Sea buena, mala o regular. Y como periodista tengo derecho a poder darla. Tengo derecho a que quienes toman las decisiones sepan lo que se traen entre manos y que, si no lo saben, pregunten a quien se ha formado como experto.

Ayer escuché a un médico decir por televisión que la mejor vacuna contra el miedo es la información. No se me ocurre una forma mejor de explicarlo.

A todos los que sabéis, médicos, enfermeros, veterinarios (lo del pobre perro también trae tela), científicos, cualquiera con conocimientos de emergencias y epidemias; y a los que podéis transmitir estos conocimientos, periodistas y políticos con sentido común, no permitáis que la gente continúe a oscuras.

Anuncios

Un comentario en “La luz de la información

  1. Toda la razón. Ayer en la tele preguntaron a un enfermero sobre el tema perro y dijo que no opinaba que no era vetarinario. No suele pasar.
    Y de paso que sean ministros expertos en cada materia. Tenemos una de sanidad que estudió políticas, así cómo puede tomar decisiones médicas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s