Septiembre, año nuevo

bebe-en-el-orinal

Para mí el año no empieza en enero, digan lo que digan los calendarios. Para mí el año empieza en septiembre, con el comienzo del curso escolar, la operación retorno y el fin de las vacaciones, aunque en esta casa precisamente es en septiembre cuando cogemos vacaciones (chollo que se nos termina este año, dicho sea de paso).

Pero además es que este septiembre es especial. Mi fiera mayor empieza nuevo curso en la guardería, el curso de los mayores, en el que irán de excursión y tendrán fiestas de disfraces y, en junio, una graduación. Y lo empieza a lo grande, como el niño mayor en el que se está convirtiendo sin que sus padres nos demos apenas cuenta. Lo empieza sin pañales. Sí, señoras y señores, este día 1 de septiembre doy por finalizada de forma oficial la ‘operación pañal‘. En la práctica lleva terminada ya más de una semana, pero como la comenzamos el primer día de agosto qué menos que darnos un mes de margen para afianzarla, para asegurarnos de que en ningún momento volveremos para atrás cual cangrejo.

Tengo que confesar que el primer día pensé que no, que nos habíamos precipitado, que mejor volverle a poner el pañal y esperar al verano que viene. El segundo día también. Y alguno de esa semana. Pero aguantamos estoicamente y, al final, he de reconocer que ha resultado tan fácil que me cuesta creérmelo.

NO tengo trucos y consejos que dar al respecto. No sé si lo hemos hecho ‘bien’ o no pero ha funcionado que es lo importante. Y no, no es muy pequeño aunque tenga dos años.

La decisión no fue por comodidad, ni porque es verano y parece que toca quitar los pañales. Fue porque él así nos lo hizo ver, porque incluso llevando pañal nos decía cuando tenía caca y como un juego lo llevábamos al baño. A veces daba tiempo y hacía caca sentado en su reductor, uno que por cierto me costó 15 euracos y que, si lo llego a saber, le compro el de Ikea de cuatro euros y tan felices. Después me llegaron muchos comentarios sobre el tema y todos me decían que avisar cuando tienen caca es más complicado que en el caso del pipí. Y a día de hoy aun no entiendo porqué ni si realmente eso es así, pero en vista de que parecía que teníamos ya cierto terreno ganado, un sábado que no teníamos nada que hacer ni planes para salir pensé ‘hala, pues lo dejo en pelotas por casa, a ver qué ocurre’. Y ocurrió lo lógico, que fui fregona en mano tras él secando charquitos durante todo el día. A cada pipí, que él avisaba mientras lo veía caer, lo llevaba al baño, lo sentaba y le explicaba que el pipí se hacía allí, sin reprimendas ni gritos.

Segundo día, domingo. Más de lo mismo. De echo salió de paseo por la mañana y lo hizo con pañal porque no iba conmigo y no quería que la liase en el coche de su padrino. Pero por la tarde se lo quité y en el parque todo fue de maravilla. Nada de pipí. A la mañana siguiente el pañal de la noche amaneció seco. Y así toda la semana, una semana que además se complicó con una diarrea que, si bien no supuso problema porque seguía avisando la caca, sí que nos supuso un par de sustos cuando al pobre, aun avisando, no le daba tiempo de llegar al water. Al tercer o cuarto pañal seco al amanecer, quité el pañal de la noche. Así, sin miedo. Total, si se moja hay un protector en el colchón, el daño será levantase a cambiar la ropa y las sabanas. Es asumible ese riesgo. Y fue bien.

Hoy, un mes después, hemos sufrido solo un pipí nocturno que no fue escape sino más bien un cabreo monumental qque decidió rematar con un chorrazo, un cumpleaños en el que le cambié cuatro veces de ropa (demasiada diversión para detenerse a pensar en avisar) y sobre todo mucho orgullo por él, por lo bien que lo está haciendo y qué leches, por nosotros, que hemos esperado y entendido cuando era su momento.

Así esta mañana mi peque ya no tan peque se ha ido con sus nuevos calzoncillos de Rayo Mcqueen tan feliz a su nueva clase en la guardería, y aquí su mamá se ha quedado ultimando los detalles para su también nuevo curso escolar, que espero que me vaya tan bien como sé que le irá a él.

¡Feliz lunes!

PD: soy de esas personas raras a las que nos gusta más este mes que el de agosto así que ¡feliz septiembre!

Anuncios

4 comentarios en “Septiembre, año nuevo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s