Cada embarazo es un mundo

2013-09-18 17.04.08

Es lo típico que oyes de quienes tienen más de un hijo, que cada embarazo va de una forma diferente aunque las circunstancias de la madre sean las mismas. Y a día de hoy, embarazada de apenas 2 meses de mi segundo pequeñajo, lo corroboro al 100%.  Y no se trata sólo de los síntomas, de las náuseas o los mareos, que también, sino de lo que realmente significa para una mujer estar embarazada. Para mí el primer embarazo fue como una aventura en la que semana a semana iba descubriendo cosas nuevas. No sabia nada de embarazos ni quería saber mas de lo necesario, así que iba informándome según me tocaba. Quizá por eso, porque no sabía ni quería saber lo que venía a continuación, apenas tuve miedos. Era más curiosidad, intriga, emoción por qué sería lo siguiente. Me cuidaba en todos los aspectos: tomaba diariamente las vitaminas, miraba lo que comía para llevar una dieta equilibrada, salía a andar por las mañanas, no diré que no hacía esfuerzos porque es falso (no sé estar quieta y tranquila) pero sí que me sentaba en cuando veía que estaba más cansada de lo normal. Y a todas horas prestaba atención a lo que mi cuerpo me iba contando. No me quitaba de la cabeza la idea de que un ser pequeño se estaba formando dentro de mí.

Y ahora…. las cosas son diferentes. Me cuido, por supuesto, pero raro es el día que no doy un salto del sofá porque con el lío de la mañana me he olvidado de las vitaminas. ¿esfuerzos? Bueno, un bichejo de 12 kilos al que levanto de vez en cuando en brazos. Y aunque tengo en mente al peque que llevo dentro, a veces el que está fuera, saltando en la tierra o tirándose por el tobogán, requiere toda mi concentración. Sé que será diferente conforma vaya teniendo más y más barriga, pero no pasaré tanto tiempo simplemente sentada esperando alguna patadita como pasé con el primero. Simplemente porque raro es que pueda estar sentada más de 10 minutos seguidos sin tener que la fiera reclame mi atención.

Cómo voy a tener un segundo bebé por primera vez, no sé cómo será cuidar de un recién nacido con un niño de casi dos años corriendo por el salón.  Pero puedo imaginar que poco o nada tendrá que ver con cómo lo criamos a él.  Sé que, tal y como ya está pasando, habrá cosas que le dimos al mayor que no tendrá el pequeño, como por ejemplo a sus padres para él solito, pero también quiero creer con todas mis fuerzas que a cambio tendrá otras cosas mucho más importantes, como un hermano con el que jugar y compartir su infancia.

PD: en la imagen la primera foto de mi bichillo más pequeño. Es ese puntito redondo más oscuro del centro 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s