Mirando al frente

Al bicho no le gusta la silla del coche. No le gusta nada de nada, cuando ve que voy a sentarlo se estira, se pone tieso y arranca a llorar hasta que encuentro algo con lo que entretenerlo, que suele ser el biberón de agua. Sin embargo ahora la cosa ha cambiado. Con la excusa de que tenía que poner la silla en el coche nuevo aprovechamos (fue idea mía, la verdad) para darle la vuelta y poner al peque mirando en el sentido de la marcha. Y además, ya que estaba, lo puse en el asiento central, porque tengo el recuerdo de haber leído en alguna parte que éste asiento es mejor en caso de choque, ya que no se queda aplastado contra los asientos delanteros.

Bueno, pues todos estos cambios han sido providenciales. No es que le encante, pero se queda sentado igual que en la silla de paseo. Desde su nueva posición no se siente solo porque nos ve a Papá Oso y a mí, además imagino que viajar hacia atrás debe marear un poco, y tiene que ser muy aburrido no ver más que el asiento del coche y un pequeño trozo de ventanilla durante todo el viaje.

De cara a las vacaciones que se acercan y que ya os contaré, estamos más que felices mirando todos al frente. 🙂

PD: Vía Pinterest, una de esas carreteras por las que yo no me cansaría de conducir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s