Mis consejos para… salir de viaje con un peque de tres meses

Quien diga que con un bicho tan pequeño no se puede viajar es que no lo ha intentado, o que tiene poca paciencia. Porque se puede, pero no es un camino de rosas y hay que tener suerte… o más paciencia que un santo. Pero se puede.

Empiezo por lo más básico, el viaje en coche y más si es largo hay que tenerlo bien previsto. A mi bicho no le hace ninguna gracia la silla del coche, es verla y se pone a llorar y a retorcerse, pero en cuanto lleva quince minutos está frito. Así que yo me siento atrás con él al principio y cuando se duerme me paso a mi sitio delante. Llevo siempre a mano el biberón con agua, varios juguetes, el chupete y en casos extremos el móvil con vídeos. Para el primer viaje largo, más de 4 horas de coche, Papá Oso se grabó más de una decena de capítulos de Pocoyo en el móvil ‘por si acaso’. Además es aconsejable parar cada dos horas, sobre todo si el peque va despierto, y sacarlo a que le dé el aire, aunque  a la vuelta toque empezar con los llantos.

Todos los hoteles te ponen cuna en la habitación si se pide, pero si la cobran, el bicho puede dormir con sus papis unos días y no le pasa nada. Para bañarlo, o bien el la bañera grande llenando solo lo justo y dejándote un poco los riñones en el intento, bien lo cogen papi o mami en brazos y el otro lo lava como buenamente puede, o lo que nosotros hicimos, al lavabo y punto. Cuidado con le grifo, eso sí.

Un truco que nos salvó fue llevarnos un calienta-biberones, así el desayuno, que era un lío tener que bajar a que nos calentaran el agua del biberón, y la cena igual, la teníamos resuelta. Lo poníamos más fuerte para que calentase el agua lo suficiente y era casi tan rápido como el microondas.

Y para que no se canse demasiado, nada de planes de viaje con días interminables de visitas. Los peques son impredecibles, lo mismo están felices que lloran, así que el viaje tiene que ser flexible. Si podéis volver al hotel a dormir la siesta, mejor para todos. Y si además tenéis posibilidad de pedir la cena en la habitación o comprarla fuera ara llevar, todos más a gusto.

Para que no os falte de nada en el peor momento, yo llevo a los viajes un neceser extra con unas botellitas de esas que sirven para llevar los líquidos en los aviones con gel para el peque, champú y un detergente para la ropa por si acaso. Las cremas, si podéis encontrar o tenéis botes pequeños de los de muestra, mejor. Y lo mismo ara los cereales o incluso la leche para los biberones que os pillen o en el camino o si el viaje es corto y no queréis ir cargados.

Veo que esta es una entrada que iré actualizando según recuerde más cosas, pero de momento espero que todo esto os pueda servir de ayuda.

Y vosotras ¿ tenéis algún truco especial cuando viajáis con los pequeños?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s