Ocho meses

Hoy el bicho cumple eso, ocho meses. A veces esa cifra me parece un mundo y otras apenas un suspiro. Ya no recuerdo como era nuestra vida antes de tener a esta fierecilla a nuestro lado, y sin embargo sé que ocho meses no son nada. Menos que el embarazo. Menos que un curso escolar.

Haciendo un resumen rápido de estos ocho meses, para Papá Oso y para mi han supuesto un gran aprendizaje en muchos aspectos. Hemos aprendido a dormir menos, a aprovechar mejor cada segundo, a perder el sentido del ridículo, a sentirnos una familia, a adaptarnos a sus rutinas…

Para el bicho aún han sido más importantes estos meses, ya que ha pasado de ser una bolita dulce y pequeñita a saber decir ma-ma-ma, a darse la vuelta en el cambiador, a chapotear en la bañera, a coger cosas con las manos, a reír, a reconocer caras y voces, a gatear, a probar nuevos sabores y texturas, a ponerse de pie… ¡Cuantas cosas en sólo ocho meses!

Por eso Papá Oso y yo estamos hoy muy contentos y sobre todo muy orgullosos, porque nuestro bicho crece sano y feliz, y porque tenemos la enorme suerte de acompañarle en su camino.

mi bicho de pie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s