Un día cualquiera

El día que tienes el cesto de la ropa sucia hasta arriba y has decidido que, puedas o no, vas a poner la lavadora. Ese día que has pensado que sería buena idea meter los biberones y los platos del peque en el lavavajillas a ver si con el agua tan caliente se desinfectan mejor. Para una vez que piensas “no voy a salir, ya me lavaré el pelo esta noche”. Y, como no, la tarde que el bicho decide que los cereales con fibra le hacen efecto y se mancha hasta la espalda.

Ese día, justo ese, cortan el agua 12 horitas de nada.

No hay emoticono ni imagen capaz de ilustrar esa sensación.

PD: Hay que joderse…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s