Cómo sacar tiempo para ser más que mamá

Han pasado muchos meses desde que arranqué con este proyecto que tanta ilusión me hacía y me hace, y de verdad lamento de corazón no haberle podido dedicar ni siquiera un poco de tiempo hasta hoy. Pero las cosas no siempre salen como una quiere, y en mi caso creí que los días tenían más horas o que yo sabría usarlas de forma más eficiente. Al final lo que cuentan son los hechos, empecé con muchas ganas pero tuve que relegarlo. Y ahora confío de nuevo en ser capaz de continuar, y sobre todo espero que queráis acompañarme.

En este tiempo de parón hemos tenido de todo: el bautizo del peque, diez días de hospital de la que os habla por un absceso mamario, reformas en casa, problemas familiares y bastantes experiencias y descubrimientos que os iré contando día a día, lo prometo.

La situación ya ha mejorado, parece que voy organizándome mejor para llegar a todo y lo más importante, me he dado cuenta de lo injustas que somos las mujeres y especialmente las madres con nosotras mismas. No tenemos que ser súper mamas que trabajan, están guapas a todas horas, con una sonrisa en la cara, que tienen la casa impoluta y sacan tiempo para jugar con sus hijos, salir a cenar con su marido y leer un libro. Y no tenemos ni que sentirnos mal por no serlo ni que criticar a quienes no lo son. Yo no trabajo, primero porque gracias a Dios no necesito irme al extranjero a buscarme el pan, segundo porque aquí no hay un trabajo que considere que vale la pena para, tercero, dejar de criar yo a mi hijo las 24 horas. Quizá si hubiera estado trabajando cuando lo tuve las cosas serían diferentes, pero son como son. Y aún así, aunque estoy en casa, no alcanzo a hacerlo todo. Por eso sé que hay quien pensará que qué sería de mí si trabajase, que peor lo tienen quienes se pasan el día fuera de casa. Puede, o no, no voy a entrar en polémica. Pero no veo justo que nadie menosprecie mi esfuerzo, o mi cansancio, sólo porque no trabajo. De la misma manera, no apoyo a quien dice que es más cómodo trabajar fuera que pasarse el día encerrada en casa, que lo he oído alguna vez.

No estamos obligadas a cumplir con ningún estereotipo. No trabajo, tengo una pila de ropa para planchar, nunca veo el momento de ir a retocarme el tinte y aún así rara es la noche que consigo leer más de media hora antes de caer rendida. Y reconozco que no es culpa del peque, que le pobre no es malo en absoluto. Pero es lo que hay.

Pese a esto y lo prometo de nuevo, voy a intentar poneros al día, que el bicho cumple mañana seis meses!

Dicho esto, buenos días y muchos besos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s